Connect with us

Grandes mentiras del wrestling

Grandes mentiras del wrestling: Shelton Benjamin

Published

on

Y bueno, vuelve la sección más polémica de este blog. Es importante recordar, pensando que ha pasado bastante rato desde la primera publicación, que la principal motivación detrás de esta idea es derribar esos mitos que instalan a ciertos wrestler como la crème de la crème, que merecieron mucho más en su trayectoria y que fue casi un acto de injusticia no gozar del cariño por parte de la directiva de turno.

Hace rato venía meditando el nombre de Shelton Benjamin, en un camino que tuvo dudas. Es que en líneas generales su etapa junto a Charlie Haas en “The World’s Greatest Tag Team” es muy disfrutable, tanto en WWE como en ROH. Además, le puedes encontrar llamativos singles matches en Japón, aunque no memorables….

Pero decidí seguir adelante por ese mito detrás de su figura en la Ruthless Aggression, ese que apunta a que mereció mucho más de lo que tuvo en la empresa de Vince, con comentarios en la época diciendo que él debía ser más importante que John Cena. Sí, John Cena. Un par de spots en los Money in the Bank cautivaron a una IWC que exigía el cielo para un wrestler que a tocas luces no tenía el porte para ser un draw, ace, moneymaker, esteleratista o la definición que usted encuentre. Sus carencias como solistas eran -son- evidentes: falta de carisma y ángel, poca presencia y nulo mic. Sin eso, difícilmente iba a triunfar en la empresa número uno del entretenimiento deportivo.

Otro de los puntos en contra es que no fue capaz de hacer relevante los títulos que tuvo, como el IC y el USA. Con el primero es donde más se puede notar, dejando reinados fáciles de olvidar. Se hace difícil encontrar combates sobresalientes con el cinturón en la mano, y lo que es peor, son pocos los puntos positivos en cuanto a su rol como entertainment. Arista fundamental cuando pensamos que tuvieron que llevarle una madre ficticia para hacerlo más interesante.

Shelton Benjamin oportunidades tuvo para mostrar su valía en ambas facetas, enfrentamientos con Flair, Jericho, Christian, Matt Hardy, entre otros. En todos, muy al debe, ni cerca de estar en los cinco jumbitos o lejos de dejar alguna promo sobresaliente.

Ni para cara de un centavo

Pucha, puedo sonar un poco brusco y si hay algún pelagato fanático de Shelton en la actualidad, le pido disculpas. Sin embargo, seriedad ante todo. No por caminar en una escalera o recibir una espectacular Sweet Chin Music lo íbamos a pedir como campeón mundial defendiendo el título en un main event de Wrestlemania. Respeto. Sus carencias son tan evidentes que se entiende a la perfección que no haya llegado más allá. No es un maestro in ring y en el apartado clave en WWE siempre estuvo al debe.

Si nos alejamos de la empresa de Vince, nos encontramos que tampoco logró consolidarse como un wrestler solitario en otros lados, como en Ring of Honor o en NOAH, y de alguna u otra forma volvía a su zona de confort: ser un luchador tag. Ni siquiera en una época donde la nostalgia tiene un rol tan protágonico ha logrado destacar. Lo comparas con un Jeff Hardy que con suerte se mueve y te queda la película clara. No se la pudo, no se la puede y no se la podrá.

Los rostros importantes del wrestling deben ser quienes realmente estén capacitados. No hay más vuelta que darle.

 

 

 

 

 

Periodista. Conocido en las páginas de wrestling de habla hispana como "Shut the hell up". Jericho es mi guía (a pesar que venga dando la cacha el qlo) y Bryan mi pastor. En Twitter: @cmelendezm

Comments