Los mejores y peores temas de la Attitude Era

Los mejores y peores temas de la Attitude Era

Fue en mayo del año pasado que como blog decidimos realizar un especial ranking con lo mejor y peor de CFO$, un listado que trajo mucho debate y muy buenos comentarios.

Debido a eso, dijimos que íbamos a trabajar en una idea similar pero dividido en eras. ¡Y qué mejor que comenzar con la Attitude era!, una de las épocas más prolíficas en cuanto a temas de entrada se refiere, con un Jim Johnston en estado de gracia y con colaboraciones de algunas bandas muy interesantes. Sin embargo, también hay creaciones horribles, esas que para muchos son casi obra maestra, pero que para la gente sensata están muy lejos de serlo. Porque se dice y no pasa nada.

Para efectos de llegar a un ranking general, diversos colaboradores del sitio más un invitado como Team (del que probablemente nadie se acuerde), realizaron su listado personal y con un sistema de puntajes (que podrán revisar más abajo) se llegó a un consenso que tiene los siguientes resultados:

 

Peores temas

 

10. Whiplash, Trish Stratus.

Por Rafael Calderón.

Cuando lo escuché para armar mi top personal me pareció muy malo, y por eso lo incluí. Y si me toco escribir esto es porque alguien más piensa lo mismo, así que no hay nada más por decir de este intento de música.

9. Sexual Chocolate, Mark Henry.

Por Rockstar.

Está bien dentro del contexto de la música que necesita un personaje sensual, pero la canción solo mejora por la mitad. El inicio es muy fome y puta, la voz del cantante igual es poco atractiva.

No le agrega nada a Henry y es un tema muy parecido al del The Godfather, pero éste podía entrar hueviando con su canción. En fin, igual para mi hay canciones mucho peores, como la de Viscera.

8. Electron, Terri Runnels/Lita.

Por Hit.

El tema es tan malo que pasó por dos superestrellas contemporáneas entre sí. Eso indica que la canción vale pico.

7. Hello Ladies, Val Venis.

Por Shut.

Uno de los grandes mitos que rodea a la Attitude es que todo era color de rosa, desde los temas de entrada al nivel de los luchadores. Acá se desmonta ambos puntos, porque la canción es horrible y el wrestler también.

Y sí, “Hello Ladies” le queda bien al gimmick de actor pornográfico, pero no deja de ser una pieza muy floja si la comparamos con otras de esa era. Lo que es peor, es que huele a luchador midcard tirando para low. No te puedes tomar en serio este tema cerrando un WrestleMania po wn. Paremos el payaseo.

Los entrevistados del magnifico podcast del GP que tocaban la corneta te hacían algo mucho mejor que esto.

6. Rings of Saturn, Perry Saturn.

Por Name.

Saturn y Cesaro no solo tienen en común sus calvas y su infravaloración luchística, sino que también ambos comparten temas horribles que incluyen sirenas. En este caso es aún peor que en el del suizo, ya que aparte del horrible sonido de la sirena tiene un riff muy penca, que se repite una y otra vez durante los más de tres minutos que dura este adefesio. Si hay algo que caracterizaba al bueno de Jim era que sus composiciones eran muy variadas, ya que cuando sonaba uno de sus temas por completo podías oír partes de la canción que nunca llegábamos a escuchar cuando los luchadores hacían su entrada, pero en este caso no es así, escuchando los primeros 20 segundos te haces la idea de cómo suena el resto.

Si me dicen que esto lo compuso CFO$ me lo creo.

5. Ass Man, Mr. Ass.

Por Team.

Una canción que habla de culos y todas las cosas que le gusta hacer con ellos… ¿Hace falta aclarar más?

4. Bad Man, Rikishi.

Por Lone Wolf.

Hombre malo, auto malo, pensamientos malos, duelos malos, barrios malos…

Canción mala, rap malo, impresión mala.  TODO MALO.

Sé que hacer ver al gordito bailarín de Too Cool como un tipo intimidante iba a ser difícil pero con un rap tan simplón (en especial el coro) no me lo puedo tomar ni como ladrón de chicles.  Como si no fuese suficiente castigo que un tipo te ponga su sudorosa raja en la cara, ahora uno tenía que soportar una canción cuya letra parece compuesta por un niño de primaria que apenas está aprendiendo a rimar palabras con un beat de prueba.

El rap como género musical me gusta harto, pero créanme, si Biggie Smalls y Tupac Shakur resucitaran y les pusieras esta canción se dispararían de regreso a sus tumbas.

3. This is a Test, Test.

Por Name.

Este es uno de esos temas que cuando lo escuchas no hace más que provocarte dolor y sufrimiento a ti y quienes te rodean. Entre lo básica de su estructura, su inentendible letra y que los elementos anteriores se repiten múltiples veces a lo largo de la canción lo ubican para mí dentro de los peores temas de la era. Mención especial para las imágenes que acompañan este engendro, ya que el video no hace más que mostrar a Test caminando hacia el ring o corriendo entre las cuerdas, ni una sola vez lo muestra conectando un movimiento o haciendo algo entretenido.

Muy buen trabajo señor Johnston, logró capturar la esencia de Test de manera perfecta.

2. Too Much Mustard!, The Kat.

Por Nacho Meñique.

Lo escucho y pienso en farándula, sexualización y modelaje, pero en el wrestling. Lo que le caía como anillo al dedo a una chica que no pintaba nada en un ring. Esta bazofia refleja el principal rol que tenía la mujer en la Attitude.

1.  Head (Scurry), Al Snow.

Por Carlos Matamoros.

Un hito si es que de calamidades auditivas hablamos. Tema sin pies ni cabeza que mezcla catchphrases insípidas con una composición musical terrible.

Para cortarse los cocos… y las orejas.

 

Los mejores.

 

10. Dark Side, The Undertaker.

Por Hit.

Sin lugar a dudas, es mi tema de entrada favorito del “Hombre muerto”. Es una mezcla perfecta entre una melodía sombría y sonidos muy agresivos, logrados gracias a la guitarra y a la batería. Es perfecta para la versión de Undertaker vista en los inicios de la Attitude Era y creo que es su único tema de entrada (además del clásico) que te coloca los pelos de punta como espectador.

9. Blood, The Brood/Gangrel.

Por Name.

Un tema sobre unos tipos que salían de entre el fuego, vestían como vampiros y bañaban en sangre a sus rivales, o sea uno de los temas más Attitude Era que van a escuchar. Instrumentalmente no es una maravilla: no tiene ningún solo de guitarra o una gran letra más allá del “Paul is dead” del inicio, pero a pesar de esto es una canción muy experimental y diferente al resto, además de ser una de las más pegadizas de esta era. A esto hay que sumarle que el tema va perfecto con el gimmick gótico-vampiro del grupo, sin duda un temazo de la Attitude y de la empresa en general.

El único problema de este tema es que pertenece a un wrestler tan mediocre como Gangrel.

8. Medal, Kurt Angle.

Por Team.

Cuando el público canta algo al ritmo de tu canción sabes que el tema es un puto éxito, está en la biblia y la constitución. Es lejos uno de los temas más icónicos no solo de la Attitude, sino de todas las eras de la E.

7. No Chance in Hell, Vince McMahon.

Por Carlos Matamoros.

En todo ámbito de la vida es casi que fundamental el sentir respeto ante la llegada de tu jefe, mucho más si el mismo era una persona bastante poderosa. Este era el caso de Vince McMahon, quien para su llegada, hacía gala de su clásico pavoneo, acompañado de una magistral pieza musical que te anunciaba una sola cosa: “¡Infierno! (Hell!)”. Claramente, para Stone Cold Steve Austin lo anterior no aplica.

Merecido spot de este tema dentro de los diez mejores, pues guste o no, es un ícono de la Attitude Era.

6. Burned, Kane.

Por Nacho Meñique.

todo se pone rojo y comienzas a escuchar ese instrumental que te indica que algo muy malo está llegando. El theme por si solo es tremendo, y cuando Kane baja los brazos y salen las llamas llega a lo sublime.

5. Hell Frozen Over, Stone Cold Steve Austin.

Por Rafael Calderón.

Hablar de los mejores temas de entrada de la era de la actitud sin hablar de este me parecería una falta de respeto, no solo por ser de uno de los más importantes y mejores wrestlers en la historia de la compañía, sino por lo icónico que es el tema en sí.

4. Break the Walls Down, Chris Jericho.

Por Lone Wolf.

Baby, you know you’re Judas and I’m your priest. Baby, what I got is not from the least.  Bring it from the stage in the rage of the beast, Step in the arena and break the walls down….

Si con frases como esta expresadas en un atrapante sonido de rock me quieres vender a una estrella potente, pues lo conseguirás sin dudas. Esta pieza musical en voz de Adam Morenoff te indica que estás ante uno de los mejores, le sumas notable juego de acordes y batería diseñado por el señor Jim Johnston y tienes un tema de entrada electrizante que va de la mano con las sensaciones que produce Chris Jericho en su entrada.

Un tema que rompe los cimientos de la vejez, pues a pesar de los años y de los cambios, se sigue posicionando como uno de los temas más queridos y de los más reconocibles dentro de los fans.

3. Know Your Role, The Rock.

Por Rockstar.

!If you smell what The Rock is cooking¡

Con eso te lo digo todo…  A ver, canciones mejores hay, sin duda, pero este tema está piola y totalmente personalizado para la gran estrella de la época. El “The Rock says” es un claro ejemplo, además de un trash talking muy gracioso que aparece por la parte final de la canción: “The Rock Says He’s Gonna Take Your Little CD, Dust It Off, Turn It Sideways, And Stick It Straight Up Your Candyass”.

Generalmente en la duración de la entrada, solo se alcanza a escuchar el primer solo de guitarra, que calza justo cuando Rocky está levantando su título en el esquinero, pero después hay otro solo agradable, para que hablar del riff que se repite constantemente en la canción. ¿Quién no lo tarareó con sus amigos? Amigos que no necesariamente tienen que haber sido fans de la lucha libre, porque es un tema que traspasó fronteras. Sin duda estamos hablando de una de las canciones más icónicas del entretenimiento deportivo en el siglo 21.

2. Glass Shatters, Stone Cold Steve Austin.

Por Hit.

Hasta hace no mucho, no podía lograr conectar del todo con este tema, considerando a la canción original como muy superior a esta pieza interpretada por Disturbed. Sin embargo, al poder disfrutar mejor su run como heel en el 2001 y colocarle mayor atención al tema de entrada pude llegar a una conclusión: es una puta obra de arte.

Es una canción que no pierde la base de la entrada anterior y más bien viene a desarrollarla. Aparte, está pieza musical está presente en el cierre del más grande main event que se ha presenciado en WrestleMania.

1. My Time, Triple H.

Por Shut.

¿Cómo, su amigo Shut hablando de forma positiva de algo relacionado con Triple H? Es que digamos las cosas por su nombre, “My Time” es un temazo, lo más restacable del ñato en toda su carrera.

Si bien “The Game” me parece un tema más que aceptable, la gracia de esta pieza viene de la mano del mejor momento de trips, su unión con Stephanie y los McMahon;  la gran rivalidad con Mick Foley y The Rock;  más buenos combates con Angle, Y2J y Benoit. El año 2000 de Hunter es muy interesante (su único año decente) y lo acompaña con una canción idónea para el mayor antagonista (heel) de ese momento. Una pieza fundamental de la Attitude que sirve, además, para evocar esos recuerdos de niño viendo WWE en televisión abucheando a este malvado ser que le hacía la vida imposible a nuestros héroes. Mucho mejor que el tema de Motörhead, se dice con total tranquilidad.

All your stupid rules.

A continuación, lo que votó cada uno, el sistema de puntajes empleados y el top final (ojo con algunas listas).

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando no estamos en temporada de circo, aprovechamos de escribir y hablar de lucha libre. Para muchos, es como si siguiéramos en las carpas, para otros, también.

Lo concreto es que acá les tenemos una amplia variedad de temas sobre las luchitas.

You Might Like These