Connect with us

NJPW

Big Time: lo mejor de Vader

Published

on

Bienvenidos a este especial de Leon White, más conocido como Vader. Acá les dejamos este pequeño homenaje con varios de los mejores combates de la carrera del gigante enmascarado, que se metió tanto en la historia de Japón como de los Estados Unidos.

Leon comenzó su carrera en la AWA usando su nombre real, hasta que NJPW se fijó en él. En estas circunstancias nace Vader, un sujeto con un físico enorme, una mascara y una bizarra puesta en escena. Lo que más llamaba la atención de él era su temible y variopinto moveset, que deambulaba entre moves de Powerhouse, saltos difíciles para alguien de su tamaño y ¿cómo olvidarlo? unos puñetazos brutales que a veces dolía ver.

Vader debutó en diciembre de 1987 y lo hizo derrotando al ace de NJPW Antonio Inoki. Un shock descomunal. Con su incorporación a la empresa nipona, llegó además el theme “Eyes of the World”, él cuál en su versión instrumental me parece excelente.

Big Van Vader vs Tatsumi Fujinami, torneo por el IWGP Heavyweight, semifinal, NJPW, Super Powers Clash, 1989.

Super Powes Clash fue el primer PPV de NJPW en el Tokio Dome y entre sus atractivos tuvo un torneo por el IWGP vacante. Vader se alzó como ganador, coronándose por primera vez campeón máximo de NJPW. Pero en esta ocasión no me referiré a la más conocida final con Hashimoto, sino que a su semifinal que en mi opinión es superior. El oponente era Fujinami, un veterano con casi dos décadas de carrera.

El monstruo interpretado por Leon White era más fuerte y pesado, pero la experiencia de Fujinami hacía de él alguien lleno de recursos. El japonés golpeaba duro, sabía sacar sumisiones de la nada, se adelantaba a los movimientos del gigante y sorprendía levantándolo con todo su peso.

Fujinami se concentró en el brazo, y desde el principio Vader se vio presa de varias sumisiones y patadas a su extremidad superior. Es más, hay un momento en que se desploma con un Armbar, incapaz de oponer resistencia, y lo salva la mala ubicación del japonés en relación a las cuerdas. Pero a pesar de que Fujinami gana en varios frentes, nada puede hacer en lo que es poder físico. Eso ya se puede ver al comenzar el combate, cuando atrapa a Vader en un rápido headlock y el monstruo al instante lo convierte en un Back Suplex.

Las mejores secuencias del encuentro se dan cuando Vader trata de hacer el Lariat (su finisher por esa época) y el escurridizo Fujinami lo elude. Sería una de estos momentos el que definió al ganador. El japonés esquivó el Lariat para sacarse un Roll-up, pero un rápido gigante se deja caer sobre él con todo su peso para luego rematarlo. La fuerza le dio a Leon White la victoria en su primer gran combate.

Valoración: 4 jumbitos 1/4.

Big Van Vader (c) vs Riki Choshu, IWGP Heavyweight, NJPW, House Show, 19/08/1990.

Este match es la revancha de otro ocurrido mucho antes. Riki Choshu había conquistado el IWGP por primera vez en su carrera pero al mes lo perdió con Vader. Peor aún para Choshu, el gigante fue capaz de conservar el título por más de un año mandándose un reinado histórico. Ahora, un año después Riki tenía la oportunidad de redimirse con Vader y re-conquistar el título.

Desde el principio, a Choshu su larga cabellera le resulta problemática. El monstruo la agarra para mantener la cara del japones quieta y llenarla de puñetazos. Luego de comerse montones de golpes, cual de todos más brutal, parece que el choque irá cuesta arriba para Riki. Pero esto demuestra no ser cierto, en cuanto Choshu logra conectar por primera vez y es tal su precisión que en segundos derriba a Vader.

Como habrán deducido al leer lo anterior, este match tiene pocos moves y muchos golpes. Esto se pone especialmente brutal cerca del final, cuando Riki lanza una brutal bofetada y el gigante comienza a sangrar profusamente. Justo al lado del ojo izquierdo, que meses atrás se había dañado en su brutal encuentro con Stan Hansen.

Vader en NJPW.
Vader en NJPW.

Yo no suelo criticar mucho a Seth Rollins, pero me acordé de él. En un gran contragolpe Choshu lograba hacerle un Super-plex a Vader, pero en vez de levantarse al instante lo vende. Ambos luchadores quedan tendidos en el ring y dejan que el público le de importancia a los spots.

La secuencia final de este combate es una pequeña maravilla, cuando un Riki desencadenado comienza a matar con lariats al monstruo. Pero aún ensangrentado y débil Vader no se deja derribar, cayendo sobre su propia rodilla antes de permitir que se desplome el resto de su cuerpo. Hasta que ocurre lo inevitable y el gigante impactado contempla como lo han bajado de su nube. En general, es mi enfrentamiento favorito de Vader.

Valoración: 4 jumbitos 3/4.

Keiji Mutoh vs Big Van Vader, NJPW, G1 Climax 1, día 3, 1991.

Cuando NJPW decidió fundar el G1 Clímax (reemplazando a otros torneos que se hacían en los mismos meses) Leon White estuvo para la primera edición. Yo generalmente, no alabo a los encuentros con dominio dividido. Me parece que la idea de que nunca ninguno de los dos luchadores vaya ganando, arruina casi cualquier storytelling que se quiera plantear, así como las posibilidades de hacerlo muy distinto de otros combates.

Acá el dominio dividido funciona, porque las circunstancias no te hacían pensar que Mutoh le iba a plantar cara a Vader con sus 180 kilos. Y es que la dinámica del encuentro será la de Keiji respondiendo al gigante cada ataque brutal. Vader demuestra su fuerza cuando a punta de golpes saca al japonés del ring. Pero Mutoh no se demora nada en volver, doblegarlo y ahora ser él quien lo echa. ¿El monstruo lo tira contra las gradas? Pues el japonés hace lo mismo y además remata su cuello con un codazo.

Pero miren esa belleza.

Cerca del final Mutoh aguanta todo lo que le lanza Vader, incluyendo una brutal variante de German Suplex. Pero en cuanto se da vuelta la moneda, el gigante también sobrevive y acá Keiji termina acudiendo a todo tipo de Roll-ups y pins de la nada con unos cuantos nearfalls de infarto. La victoria de Mutoh con una buena secuencia se siente como un gran momento, más con Vader reconociendo la derrota con honor y felicitándolo.

Este match está entre los combates de Leon White más elogiados por la crítica, al punto de que se llevó las ***** de Meltzer, aunque no estoy de acuerdo con la valoración. El duelo es bastante notable, pero le resta el hecho de que algunos spots perdieron significado a lo largo del encuentro y no se sienten muy conectados con el final de la contienda.

Valoración: 4 jumbitos 1/4.

Big Van Vader & Bam Bam Bigellow vs Keiji Mutoh & Hiroshi Hase, NJPW, Explotion Tour 1992, día 14.

Leon White tenía un perfil de luchador individual, pero aún así tuvo un par de actuaciones muy destacadas en combates Tag Team. En este caso su partner era Bigellow. Ambos gajins eran bestias enormes con respecto al promedio de NJPW y más aún de unos pesos medios como Mutoh y Hase.

Contra toda expectativa son los japoneses quienes dominan al principio. A pesar de ser más débiles, logran ganar todos los duelos individuales gracias a su mejor técnica y velocidad. Para empeorar las cosas, Mutoh y Hase coordinan entre los dos el limbwork al brazo de cada gajin y se las arreglan muy bien con los relevos para evitar contraataques.

El encuentro da un giro radical gracias a la frente vendada de Mutoh. Hasta el momento su herida no había jugado un rol importante, pero ahí pesaba el hecho de que los gajins no se la habían podido tocar. Bastó que Vader lo pillara con un puñetazo en el rostro para que todo cambiara. Ambos gajins se exceden golpeando a Mutoh en la frente y su rostro se convierte en una máscara de sangre. Y mientras tanto, Hase observa impotente la paliza.

El comeback de Mutoh despierta una tercera fase caótica en que los japoneses tienen a punto a Vader. No obstante, Bigellow llega a nivelar las cosas y el monstruoso Leon White ahora si consigue cubrir a Mutoh. Al combate le resta bastante su carencia de importancia, pero a nivel de encuentros de bajo perfil, es muy destacable. Me gusta especialmente por la unidad que se presenta en cada uno de los dos equipos, demostrando gran inteligencia para cada una de las dificultades que se van presentando en el combate.

Valoración: 4 jumbitos 1/4.

Sting vs Big Van Vader, Final de King of Cable, WCW, Starrcade 1992.

Sting no es conocido por haber tenido un in-ring especialmente genial. Y aún así, me parece que es de los luchadores americanos que mayor química tuvieron con Leon White. El King of Cable fue un torneo de una sola vez, pero en su momento tuvo casi tanta importancia como el World Heavyweight Championship y para más remate su desenlace fue en Starrcade, el principal PPV de WCW. El match era una final y los dos tipos involucrados dieron un match tan reñido que se siente como tal.

El combate inicia con un Vader soberbio por su superioridad, haciéndole un bodyslam al Stinger en que apenas parece necesitar fuerza. Al poco tiempo Sting se desencadena y comienza la avalancha de golpes. Una de esas típicas explosiones del Stinger llenas de energía, de esas que hacen grande a un babyface. Pero ahí es cuando se produce el quiebre, cuando Sting se lanza contra el gigante en ringside y en el último momento se come la barricada.

Vader vs Sting en WCW
Vader vs Sting.

El Stinger usando buen selling vende una conmoción y su rival aprovecha la situación para hacer limbwork a la cabeza el resto del combate. Vader de por si es propenso a pegar duro, pero acá es aún peor con poderosos golpes al craneo o enfocando su pericia técnica en variantes de Sleeper Hold. Sting camina como un borracho y apenas atina a levantar los brazos para tratar de contener los martillazos del monstruo. El surfista está tan devastado que cuando logra hacer un Back Suplex no consigue moverse y cubrir.

Los compases finales son algo erráticos pero al menos tienen un buen spot final con Sting revirtiendo en contralona una Splash del gigante. Esa última fase es el único punto bajo de un match enorme, representante de la mejor etapa in-ring de WCW.

Valoración: 4 jumbitos 1/4.

Nobuhiko Takada (c) vs Super Vader, UWF-I World Championship, UWF-I, Pro Wrestling World Championship: Takada vs Vader, 1993.

Leon White había alcanzado el World Heavyweight Championship de WCW y paralelamente comenzó a trabajar en Japón con UWFI-I. Llegó siendo tratado como una estrella y ganó cada encuentro de manera aplastante hasta retar a Takada. El japonés también tenía un aura invencible. Era el ace de la empresa, llevaba más de un año sin perder, y era el primer y único campeón de la misma. No solo es un encuentro importante por el título, sino que además es impredecible en cuanto a resultado.

UWFI-I es la empresa de pro-wrestling que más se acercó a las actuales MMA. Como resultado vemos un combate muy realista, más aún del realismo que de por si le daba Vader a sus enfrentamientos. La estrategia inicial del gigante fue tratar de acortar las distancias. Valiéndose de su mayor peso podía derribar a Takada, para luego engancharlo con Healocks o llenarlo de bofetadas y puñetazos al rostro.  El japonés en tanto ganó terreno con las patadas, haciendo estragos en la rodilla y brazo izquierdos de Vader.

Inicialmente no me gustó el resultado y me hicieron bajar la nota del match. Tras un encuentro dominado por el gigante, Takada conseguía ponerlo de rodilla a base de innumerables patadas al brazo izquierdo. Y consigue sacar el Armbar pero en el derecho. Vader se rinde e incluso hasta vende una lesión. No me parecía que el gigante cayera por causa de una zona que no se había trabajado en lo absoluto.

Un segundo visionado me hizo revalorar mucho el final. Por la mitad del encuentro, Takada pudo sacar un Armbar del castigado brazo izquierdo y Vader lo revirtió rápidamente ya que presionó con su brazo derecho sano. Ahora, como su brazo izquierdo estaba devastado, no tuvo como contrarrestar la llave que afectaba al derecho. Al final, el limbwork fue muy efectivo desde un enfoque no tradicional. Si  no lo he dejado en claro antes, es una auténtica joya.

Valoración: 4 jumbitos y medio.

Big Van Vader (c) vs Ric Flair, World Heavyweight Championship, WCW, Starrcade 1993.

Starrcade, el Main Event y el título máximo en juego, una combinación que daba como resultado el mayor big match que podía ofrecer WCW en el año. Y para ponerle más picante el show se desarrollaba en Charlotte, la ciudad originaria de Ric Flair. Cómo héroe local, el Nature Boy fue largamente ovacionado, mientras que su monstruoso rival navegó en un mar de abucheos. En cuanto a ambiente y sensación de importancia esto comenzaba muy bien.

Vader era más fuerte y pesado que Flair, y aún así muy ágil y hábil para su tamaño. Más encima tenía de mánager a Harley Rayce, quien aprovechaba cada descuido para atacar a su clásico enemigo. Pero el Nature Boy le ganaba en algo y era en astucia. Gran parte del encuentro Flair rehuye el contacto directo, esperando que el gigante cometa errores al tratar de seguirlo.

Flair vs Vader en WCW.
Flair vs Vader en WCW.

Un buen ejemplo del ingenio de Flair, es cuando Vader se lanza contra la valla de ringside y el rubio lo esquiva para luego devastarlo a golpes. No obstante, nada de eso basta para contener al gigante y su brutal ofensiva con sendos puñetazos directos a la cara. El comeback de Flair se pudo construir mejor, pero lo que viene después si que es bueno. Arrastra la pierna Vader al esquinero, la azota contra el poste y luego la destroza con silletazos.

El monstruo podía pillar al Nature Boy con un Lariat o rechazar la Figure Four de un patadón, pero el daño estaba hecho y de un momento ahora era él quien estaba desesperado tratando de ganar. Peor aún para él, Harley también se descontrola y en sus intervenciones lo perjudica. Vader logra alcanzar las cuerdas y minutos después Flair se cuelga de la pierna para fabricar el pin. La del final no es una secuencia maravillosa, pero si muy coherente con la estrategia del Nature Boy.

Valoración: 4 jumbitos 1/4.

Nobuhiko Takada (c) vs Super Vader, UWF-I World Championship, Final del Best of The World, UWF-I, Pro Wrestling World Tournament: Double Title Match, 1994.

https://www.youtube.com/watch?v=pVTDuONClgE

Leon White tuvo otros dos encuentros con Takada, lo que dio paso a una trilogía inolvidable. Y haciendo del japonés el rival con quien tuvo sus más grandes combates. Ahora no solo había un duelo por el título, sino que también al ganador del torneo Best of the World. Takada comenzó dominando, atacando los brazos de Vader una y otra vez con brutales patadas. Cuando consiguió sacarle un Armbar en poco tiempo (misma técnica que le dio la victoria contra él antes), parecía que el campeón iba a retener.

El encuentro tuvo un punto de inflexión cuando el japonés trató de cerrar un segundo Armbar. Súbitamente, el gigante consiguió darle un duro puñetazo cerrado en pleno rostro. A lo largo del encuentro Vader había tratado de avanzar a puñetazos, pero hasta ese momento no se había visto un riesgo real de noquear a Takada. El gigante renació y aprovechó su ventaja para cerrar Headlocks e impactar con la mano abierta y cerrada múltiples veces la cabeza del japonés.

Póster de Vader.
Mira ese póster de Vader, papá!!!

Es notable, como Takada pasa de verse como alguien imbatible a lucir como alguien débil. Se levantaba contra Vader, quien lo derribaba rápidamente y luego tenía que volver a sobreponerse al conteo de 10. Finalmente y tras múltiples puños, lariats e incluso un Powerbomb, el gigante logró derrocar al campeón que llevaba más de 600 con el título. Gran momento , elevando aún más la leyenda de Leon White.

Ocho meses después (1995), Takada logró recuperar el cinturón en el cierre de la trilogía. A lo que le seguiría la salida de Vader de UWF-I. Ese último combate fue bueno, pero menos que los otros dos la verdad.

Valoración: 4 jumbitos y medio.

Antonio Inoki vs Vader, NJPW, Wrestling World 1996.

Justo antes de ingresar a WWE, Leon White tuvo un regreso express a NJPW para enfrentar a un viejo enemigo. Tal como lo mencioné anteriormente, Vader debutó en diciembre de 1987 derrotando a Inoki y provocando un shock inolvidable. Ahora como parte del tour de retiro de Antonio, se pactaba este combate con aires de revancha en el PPV más importante del año: el show del 4 de enero (conocido por entonces como Wrestling World).

Suena el theme de entrada de Inoki y los japoneses enloquecen, de las mayores ovaciones que he visto en el pro-wrestling en general. Y como antagonista, a Vader no le cuesta nada llevarse todo el repudio de la grada, más cuando le falta el respeto a la estrella y lo empuja antes de comenzar el encuentro. A partir de aquí se comienza a repetir la humillación de años antes.

Con despiadados golpes a la cabeza y el cuello, el monstruo realmente parece que le hace daño de verdad a un Antonio sin ofensiva. El momento más brutal es cuando el súper pesado le hace un German Suplex a un Inoki que cae horrible, como si le hubiesen partido el cuello. El comeback que se manda Inoki es memorable. Aprovecha un simple descuido de Vader para dispararle todo su arsenal. Luego da un paso más allá y golpea al gigante en ringside con una silla, dejando su rostro ensangrentado.

Antonio parece tener el encuentro en sus manos, pero las tornas vuelven a cambiar y Vader contraataca más furioso que nunca. El final de toda esta guerra me parece un poco mediocre, con un Armbar de Inoki sobre el brazo apenas dañado del monstruo. Pero es un detalle menor, en medio de una storytelling sobresaliente. Y el ambiente del público vibrando con la leyenda japonesa claramente suma.

Valoración: 4 jumbitos 1/4.

Shawn Michaels (c) vs Vader, WWE Championship, WWE Summerslam 1996.

León White apenas tuvo un big match individual en WWE, pero es tan notable que es difícil no tomarlo en cuenta para la ocasión. Michaels era el campeón, pero era un peso ligero al lado de Vader y esa diferencia de fuerzas hacían de este combate una de sus defensas más difíciles. No hay daño en decir también que es el Main Event de Summerslam, o sea aura de encuentro importante asegurada.

HBK parte dominando. Con paso veloz esquiva cada golpe y se zafa de cada llave para luego castigar al enmascarado con golpes a la cabeza. Una ofensiva muy coherente cuando tu finisher es una Superkick.  Hasta que Vader atrapa por fin a Michaels con una Powerbomb en ringside. La imagen del gigante ileso a quien le tomó un solo move dar vuelta el match, representa lo superior que es frente a HBK. No vende el daño a la cabeza y tiene lógica, porque lo que le pueda hacer Michaels ni lo rasguña.

De aquí en adelante esto es una golpiza a la espalda de HBK, quien apenas se puede limitar a tratar de huir. En esta fase ocurre el primer final del combate cuando un lastimado Michaels fuera del ring pierde el conteo de 10. Y también el primer reinicio, ya que HBK estaba reteniendo el título y Jim Cornette lo presionó para reanudar.

Cornette suele caer mal por diversos problemas que ha tenido en backstage, pero como mánager heel no puedo criticarle nada. Era un tipo odioso, arrogante y con buen micro, ideal para representar a Vader. Y sus intervenciones en este encuentro son notables. Primero provoca a Michaels para que siga luchando a pesar de haber perdido y luego hace lo mismo cuando HBK cae descalificado. Ese último es un gran momento, cuando Michaels harto del mánager le quita su raqueta para darle con todo al monstruo.

Tras el primer reinicio del match HBK había recuperado terreno, pero llega la Sweet Chin Music y Vader sorprende rompiendo la cuenta en dos. Ya no había dudas sobre la superioridad del gigante, no sólo “venció” a Michaels sino que también sobrevivió a su finisher imbatible. Pero la suerte acompaña una vez más a HBK. Consigue esquivar el Moonsault del enmascarado y acto seguido escala al ring ante un confiado Vader, para sorprenderlo con una variación de su propia técnica.

Salvo por detalles en el selling esto me parece un match genial. El bookeo ajeno a la acción in-ring es la ruina de muchosduelos pero aquí suma mucho. Para finalizar, destaco el paralelismo con AJ vs Reigns en Payback 2016, encuentro en que el retador Styles también “ganó” dos veces antes de perder oficialmente.

Valoración: 4 jumbitos y medio.

Vader & Stan Hansen vs The Burning (Kenta Kobashi & Jun Akiyama), AJPW, Real World Tag League 1998, Final del torneo.

Es legendaria la rivalidad entre Vader y Hansen, pero en mi opinión ellos tenían mejor química como aliados que luchando entre sí. El gigantesco Leon White regresaba a Japón luego de una etapa llena de altibajos en WWE y se encontró con un Hansen al borde del retiro. Ambos gajins estaban lejos de su mejor momento, pero juntos eran una alianza mortífera. En la esquina contraria estaba The Burning, equipo conformado por un muy consolidado Kenta Kobashi y el junior Jun Akiyama.

Ambos equipos fueron los grandes candidatos en la Real World Tag League 1998 y se encontraron en esta final, así que sobra decir que se sentía como un match importante. Casi todo el combate es dominado por Vader y Hansen. No por una clara superioridad en kayfabe, sino que por la urgencia que le dan ambos a tratar de asegurarse la victoria. Akiyama por ser junior es una amenaza menor para ellos, pero Kobashi en cambio, es ese face demoledor que en un buen comeback puede llevarse a cualquiera por delante.

Con ese escenario, los gaijins tienen mucho cuidado en cuidar su ventaja dándose montones de relevos y tratando de evitar que los rivales se junten. Pero aún más, le dan con todo al cuello de los faces (muy coherente por los finishers de ambos), usando esos golpes brutales característicos tanto de Vader como de Hansen. Cerca del final Kenta trata de dar un relevo desesperado y se encuentra con la esquina vacía, Akiyama está destrozado fuera del ring.

Los gajins que han conseguido su objetivo se dedican a matar entre los dos a Kobashi. Pero nada les funciona para sacar el pin, ni siquiera el Powerbomb reforzado que les había dado victorias anteriores en el torneo. Hasta que deciden recurrir al Lariat de Hansen y en el último momento Akiyama salta de la nada con un rodillazo que le permite sacar a Kenta el Burning Lariat de la victoria. Por donde lo mire, de los mejores combates en parejas que he visto en general. Una de esas genialidades llena de detalles.

Valoración: 4 jumbitos y medio.

Vader vs Toshiaki Kawada, AJPW, Excite Series 00, Día 4, 2000.

Un encuentro de mediana relevancia para mantener ocupado a Vader mientras no defendía su Triple Corona. Pero lo que le falta en aura de big match, le sobra en cuanto a la calidad desplegada en el ring. Kawada hacía muy pocos moves puesto que su estilo se basaba en matar al rival con puñetazos y patadas, y lo hacía tan bien que probablemente tuvo uno de los mejores striking que se ha visto en el pro-wrestling.

El encuentro comienza con el japonés rehuyendo al gigante como si le tuviera miedo, solo para sorprenderlo y meterle un patadón. De ahí comienza la lluvia de golpes y Vader se trata de defender pegando, pero a diferencia de Kawada él lo falla todo. Toshiaki parece tener el match en sus manos, pero ya se nota que le va a ser difícil llevarse la campanada en cuanto es incapaz de cerrar un Armbar. Es tanta la fuerza del monstruo que no solo revierte la llave sino que además casi la convierte en otra a su favor.

Resultado de imagen para vader kawada

Kawada domina entonces a la hora de golpear, pero cualquier posibilidad de que Vader lo agarre puede ser su perdición. Esto se concreta cuando el gigante logra pillar al japonés y le mete brutales impactos a su zona abdominal. El japonés logra remontar, pero a pesar de sus constantes puñetazos a la cabeza del gigante no puede hacer tanto daño con un golpe como el monstruo.

Un momento interesante es cuando Toshiaki se cansa de pegarle a Vader. Dar tantos puñetazos y patadas lo desgastan, lo cual igual es reflejo de una dimensión muy importante del selling. A un gigante no tan cansado esto le facilita mucho las cosas y se lanza con una oleada de moves al cuello. Hasta que el japonés moribundo trata una última remontada y se come el lariat definitorio. En general esto es un combatazo donde si bien brilla Vader, se puede apreciar también lo crack que era Kawada.

Valoración: 4 jumbitos 1/4.

Imagen relacionada

A los pocos años Vader terminó alejándose de las principales empresas japonesas y sus apariciones en el ring se hicieron infrecuentes. Aunque se sabe que incluso en sus últimos años de vida, nunca perdió las ganas de luchar.

También te puede interesar:

Grandes especiales de nuestro sitio, como la primera parte de Daniel Bryan: La leyenda del dragón americano.

El Trueno de Japón: Un repaso a Jushin Thunder Liger

La prodigio Momo Watanabe

Profesor de Historia, conocido en las redes sociales como Meñique. Bienvenido a un reino en que está prohibido hablar bien de las últimas temporadas de Games of Thrones y dónde la religión oficial es el culto a don Minoru Suzuki.

Continue Reading
Comments