Review: NJPW Royal Quest 2019

Review: NJPW Royal Quest 2019

Sean bienvenidos a la review de Royal Quest, de la mano de Nacho Meñique y Rafael Calderón. Por razones obvias, pasaremos de largo con los tag team matches intrascendentes.

Guerrillas of Destiny (Tama Tonga & Tanga Loa) (c) vs Aussie Open (Mark Davis & Kyle Fletcher)

Por Nacho Meñique:

La storytelling estuvo más o menos coherente, con los Guerrillas encerrando a Fletcher, antes del relevo y el comeback de Davis. Pero cuándo más se le pedía al conjunto, creo que no terminó de despegar. Más allá del buen nearfall con Diving Headbutt y Diving Frog Splash de los isleños sobre Fletcher. Y tras una secuencia final que no es la gran maravilla, retienen los GOD.

El Match es cumplidor y ya. Está dentro de los mediocres límites usuales de la división IWGP de NJPW. Los Guerrillas aburriendo desde hace años y sobre el equipo de los australianos, vi poco fuera de algunos buenos spots.

Valoración: 2 jumbitos y medio.

Tomohiro Ishii (c) vs KENTA, NEVER Openweight Heavyweight Championship

 

Por Rafael Calderón:

Esto estuvo bien, pero pudo ser mucho mejor, y es que lo sentí falto de profundidad e intensidad durante gran parte del combate. Además, por momentos vi ciertas descoordinaciones que me sacaron totalmente del encuentro, pues no entendí muy bien que quisieron hacer. La intervención la sentí innecesaria. Para hacer lo que hicieron, mejor ni se hubieran aparecido.

Ahora si hablemos de lo bueno. Me gustó el desarrollo que tuvo el match, con KENTA tomándoselo con calma y provocando constantemente a Ishii, para que este se enfadara más y terminara cometiendo errores que le darían la ventaja al retador. El dominio de KENTA es bueno, atacando continuamente la cabeza del campeón. Y los comebacks de Ishii, a pesar de no ser tan explosivos como me hubiera gustado, están bastante bien.

Las secuencias en las que ambos se dan con todo también cumplieron, aunque si es cierto que estuvieron por debajo de lo que esperaba. Quizás las expectativas en la lucha hicieron que no la disfrutara tanto, pero siento que a pesar de que no es un mal enfrentamiento, quedó a deber y eso pesa en la valoración final.

Valoración: 3 Jumbitos y 1/4+.

Zack Sabre Jr. (c) vs Hiroshi Tanahashi, RPW British Heavyweight Championship

Por Nacho Meñique:

Cuarta vez en el año que luchan y contra lo que se podría esperar este me pareció un gran capítulo de la saga. Casualmente antes del combate, escuché un podcast al paso en el que destruían este match y exaltaban “joyas” como WALTER vs Bate. Entiendo que lo que sale de un ZSJ vs Tanahashi no sea popular para el fan occidental en general, porque no es frenético y carece de spots. Pero ese ritmo lento y pausado con la técnica, tiene una coherencia y cantidad de detalles impresionantes.

Desde el principio Tanahashi va por las pierna del maestro de las sumisiones, la cual trabaja poco a poco, cada vez que lo pilla. Mientras que Sabre terminaría haciendo lo mismo con el brazo del Ace of the universe. De ese mutuo limbwork salen secuencias tremendas, como cuando Tanahashi quiere plantar el Texas Cloverleaf y termina con ZSJ metiendole un armbar. También jugaron con las secuencias de roll-ups, con las cuales (considerando los precedentes) siempre hay que estar atentos.

Lejos de las criticas absurdas que mencioné si hubo un detalle que no me gustó. Tanahashi termina saltando dos veces para el High Fly Flow y en ambas ocasiones, no se preocupó de colocar a Sabre en posición. O sea, ZSJ tuvo que improvisar para quedar de espaldas y con el torso expuesto, de modo que le acomodará a Hiroshi. Hay muchos luchadores que fallan en eso, pero Tanahashi por lo general nunca. Lo peor es que dado su finisher, daña lo que fue al fin y al cabo la secuencia final.

Valoración: 4 jumbitos.

Por Rafael Calderón:

Al igual que el KENTA vs Ishii, quede con la sensación de que pudo ser mejor. El planteamiento del limbwork vs limbwork inicial estaba bien, pero de cierta forma se fue dilatando y además el selling no fue tan bueno como uno esperaría.

Zack se enfocó más en dañar los brazos de Tana, y si uno mira a lo largo del encuentro, no pareció que eso complicara demasiado a Hiroshi, mientras que los ataques a la pierna de Sabre por parte de Tanahashi si fueron más efectivos al restarle movilidad al campeón. Luego Tana dejó de atacarle tanto la pierna y más bien se centró más en el cuello de ZSJ, aunque este último se mantuvo fiel a su estrategia hasta el final. A mi es que me faltó que el combate tuviera algo más de emoción y un mejor planteamiento.

Valoración: 3 Jumbitos y 1/4+.

Kazuchika Okada (c) vs Minoru Suzuki, IWGP Heavyweight Championship

Por Nacho Meñique:

La decepción del 2019 había sido para mí, la semifinal del G1 entre Jay y Naito. Pero, al menos se pueden excusar alegando que al no haber precedentes entre ellos, no estaban preparados. Suzuki y Okada si que han luchado antes y con resultados que en mi opinión son muy sobresalientes. Tanto así, que tres de sus encuentros se colaron entre lo mejor de mi top de MiSu. De sus siete combates individuales, el de ahora me pareció el más bajo de la saga.

Tras un típico inicio lento, salieron del ring y Suzuki nunca pudo hacer tanto daño como para asegurar el limbwork a la zona. Lo que vienen son varios tanteos al brazo y al cuello del campeón, pero no a la altura de lo que suele hacer Minoru. El match también tuvo varios duelos de striking al estilo japonés. Con el buen striking de Suzuki de por medio me suele gustar esto, pero creo que abusaron de esos momentos. Sentía que el match no avanzaba y que  pese a estar el IWGP en juego, no se lo estaban tomando tan serio.

 

La fase final arregla en parte el entuerto y me dejó con la sensación de “Ok, Okada, improvisemos todo antes de los últimos minutos”. Hay momentos ricolinos como los varios intentos de Gotch Style Piledriver, Okada imitando el Sleeping Hold o Suzuki tratando de hacer La Mística como en su último cara a cara, para ver como se la revierten en el Piledriver del campeón. Pero no es suficiente. Llegué buscando un MOTYC y encontré un match que se me habrá olvidado pasado mañana.

Valoración: 3 jumbitos y 1/4.

Por Rafael Calderón:

Contrario a lo que fueron los otros combates principales del show, el Main Event de Royal Quest sí cumplió con mis expectativas. Es que no lo voy a negar, ver a Suzuki masacrando a sus rivales con ese striking tan maravilloso es una de las cosas que más disfruto en el wrestling. Este match lleva un desarrollo similar, pues desde el comienzo de la lucha ya se empieza a ver que MiSu supera a Okada en varios aspectos, pero el Rainmaker atacará en los momentos clave.

Hay cosas muy rescatables dentro de este planteamiento. Uno de ellos son las expresiones faciales de Minoru, describirlas como perfectas es quedarse corto. Por otro lado, Okada cumplió muy bien su papel de underdog vendiendo de buena forma los brutales ataques que recibía de Suzuki, y además siempre encontró la forma de revertir el Gotch Style Piledriver de forma convincente.

El enfrentamiento tiene varias secuencias buenas, pero mis favoritas son en las que Minoru hace uso de su ya alabado striking. como ese momento en el que levanta como 3-4 veces a Okada mientras lo revienta a golpes, o ese duelo de striking entre ambos en el que Kazuchika intenta ponerse a la par de Suzuki, pero falla miserablemente.

Los últimos minutos son una locura con MiSu intentando por todos los medios ejecutar el GSP, y Okada usando el poder del oportunismo para meter reversals y ataques en los momentos en los que peor la estaba pasando.

Valoración: 4 Jumbitos y 1/4+.

Profesor de Historia, conocido en las redes sociales como Meñique. Bienvenido a un reino en que está prohibido hablar bien de las últimas temporadas de Games of Thrones y dónde la religión oficial es el culto a don Minoru Suzuki.