El debut de SmackDown en Fox Sport dejaba detrás un show regular y la triste imagen de Kofi Kingston despojado del WWE Championship en tan solo 11 segundos. Pero ese momento en que Lesnar estaba celebrando y uno ya iba dispuesto a insultarlo en las redes sociales, comenzó a sonar la música de Rey Mysterio. Y al lado de Rey, el hombre que opacó absolutamente todo lo ocurrido en el show.

Para entender la importancia de Caín Velásquez hay que revisar el run de Brock en las MMA. Lesnar comenzó a entrenar en la Academia de Artes Marciales de Minessota en el 2006. Se uniría por entonces a la liga deportiva de Japón K-1 y a la promoción Hero´s. Luego en agosto del 2007 debutó contra Kim Min-soo y lo noqueó en el primer round con mucha facilidad.

Brock despertó el interés de UFC y para octubre de ese mismo 2007 ya estaba firmando un contrato con la mayor promoción de MMA del mundo. Lesnar les servía mucho para promocionarse, dado que hace unos pocos años había sido toda una estrella en WWE. Pero también es verdad que consideraban sus habilidades. Aparte de su tremendo físico, Brock tenía un background impresionante en lucha amateur, habiendo cosechado varios títulos en su época universitaria.

En su segundo combate oficial y primero en UFC, Lesnar se rindió ante Frank Mir. Pero después de haber dominado prácticamente todo el encuentro y dejando la cara de Mir cubierta de sangre. En sus siguientes encuentros Brock cosecharía una racha de cuatro combates seguidos, obteniendo el UFC Heavyweight Championship en uno de ellos.

Muy probablemente, la fama de Lesnar fue determinante para que le dieran tan rápido una oportunidad por el título. Pero aún así, no se puede negar que en el peak de sus habilidades era bastante completo. Quizás, hasta infravalorado por la comunidad de internet de las MMA. Fue en ese gran momento de su carrera cuando se enfermó de diverticulitis, trastorno que entre otras dolencias genera fuertes dolores en el área abdominal. La enfermedad sería protagonista en su choque con Caín Velásquez.

Tanto en el wrestling como en las MMA habían derrotado antes a Lesnar, pero siempre había quedado como un monstruo. Incluso en su única derrota en UFC, se le veía como un tipo tremendamente dominante. Con rápidos puñetazos Velásquez rompió esa imagen en mil pedazos. Desde el principio del encuentro, Brock trató de derribarlo y falló, mientras que un incansable Caín era cada vez más efectivo en su striking. Al final del encuentro, la cara de Lesnar era una masa sanguinolenta.

Aún condicionado por la diverticulitis, Brock volvió a perder en su siguiente encuentro y decidió retornar a WWE. Desde el 2012 la bestia ha arrasado con todo el roster de la empresa. Y aún así, bastaba pensar en ese tipo que le dio la paliza de su vida para comprender que Lesnar no era indestructible. Para que su personaje de bestia hegemónica en WWE terminase de funcionar, era necesario cerrar el círculo con una revancha en la que él ganase.

La revancha nunca iba a ocurrir en UFC. Fuera de su peak, ni Brock ni WWE se iban a arriesgar a que lo humillasen en público de nuevo. Ya se vio en su breve regreso a las MMA el 2016, cuando prefirió doparse para asegurar su victoria. En cuanto Caín se retiró y se quiso adentrar en el wrestling profesional, las fichas se movieron a favor de WWE. Con este golpe, la empresa de los McMahon se apropia de una historia que no pudo finalizar en UFC.

Resultado de imagen para lesnar velasquez gif

Caín Velásquez vs Brock Lesnar es mucho más que una revancha. Es una oportunidad dorada de darle una vuelta de tuerca a la WWE actual, muy escasa de rivalidades realmente interesantes. Y aunque es cierto que los bookers tienen una espantosa tendencia a “cagarla”, hay que decir que de momento comenzó bien. Es verdad que el título sobra absolutamente, pero si hablamos de crear hype, conmigo ya lo consiguieron.