Review NJPW King of Pro Wrestling 2019

Review NJPW King of Pro Wrestling 2019

King of Pro Wrestling cumplió como show, ofreciendo un número razonable de sorpresas y nivel. Eso sí, el mediocre main event y la ausencia de una lucha que sobresaliera de verdad lo lastran al montón de eventos olvidables de este año.

Jushin Thunder Liger vs Minoru Suzuki.

Finalmente no apareció Kishin Liger y el combate se salió un poco de la pauta esperada, pero aún con esto disfrutamos de un notable encuentro entre dos leyendas que se tenían muchas ganas.

El inicio tuvo un algo inesperado tanteo que probó que querían hacerse daño, pero también ganar. Tras un comienzo bien trabajado se pasó a un nudo en el que ambos dejaron ver la rabia que sentían por su oponente, creando momentos simples pero muy eficaces. Todo estuvo bien llevado ante un público totalmente implicado.

El final, con un Liger impotente pero irreductible y que se negó a dejar de pelear pese a la enorme superioridad de fuerza de Suzuki en el striking, fue uno de los mejores momentos del show. El mejor, por supuesto, fue el post match. Suzuki fue a ringside dispuesto a acabar con Liger usando silletazos, pero reaccionó volviendo a sus cabales y haciendo una profunda reverencia en señal de respeto.

Parece que esto acaba aquí, y duele por varios motivos que abarcan desde el rumbo de estos últimos meses de Liger hasta la situación de Suzuki, pero sin duda ha sido algo digno de ver. Eso sí, creo que podría haber llegado más lejos en otro escenario y con otra propuesta menos convencional.

Valoración: 3 jumbitos 3/4.

Will Ospreay vs El Phantasmo por el IWGP Junior Heavyweight Championship.

El Phantasmo es lo que es. Sus limitaciones evidentes hacen muy complicado que un match con él despegue a cotas realmente altas pero, pese a esto, esto fue bueno.

ElP no es élite, pero cumple de manera solvente. El eficaz planteamiento de personalidades y estilos, junto a las intervenciones bien insertadas y coherentes con la “promesa” de Phantasmo de no usar trucos, acabó luciendo muy bien gracias a un (otra vez) notable Will Ospreay que usó su devastadora ofensiva en los momentos que pedía el combate. Sin embargo, por supuesto que hubo esos horrendos momentos tan “britwrestling” de cosplay insulso y barato de movimientos de Lucha Libre.

Will cerró de manera contundente y se asoma en el horizonte un reto de Ishimori que apunta a retención. Camino despejado para, esperemos, un “bombazo” en WK. If u know what i mean…

Valoración: 3 jumbitos.

Lance Archer vs Juice Robinson por el IWGP USA Championship.

Debido a la ausencia de Jon Moxley para la defensa debido al tifón que asola Japón, se le retiró el título y se pactó una lucha entre Juice y Lance por el cinturón vacante. La estipulación No DQ se mantuvo y condujo a un enfrentamiento bastante funcional, aunque no mucho más.

El combate se sintió como una sucesión de spots en el que además hubo algún error y se perdió un hilo conductor con sentido que dotase al conjunto de más cuerpo e implicase más al público. Por otro lado, se logró un conjunto con varios momentos espectaculares y entretenido durante la gran mayoría de sus fases, con lo que la papeleta fue salvada.

Archer cerró con un final tremendo, usando su mortal EBD Claw tras destrozar a Juice en una pila de sillas, logrando ganar de forma increíblemente convincente su primer (y más que merecido) título individual en NJPW.

Dave Finlay apareció para salvar a su amigo y retar a Lance, con lo que el panorama del título a corto plazo ha quedado definido de una manera sorprendente y fresca. Mox para el Tokyo Dome, supongo.

Valoración: 2 jumbitos y medio.

EVIL vs Kota Ibushi por el contrato del G1 Climax.

EVIL y Kota superaron su contienda del G1 con un enfrentamiento que, si bien fue “convencional” y entró dentro de los parámetros esperables de lo que podían dar estos dos, fue realmente divertido por momentos y muy bien trabajado.

Sin nada especialmente destacable en la primera mitad pero con una gran corrección y ofreciendo puntualmente detalles interesantes en forma de counters o strikes, el combate despegó en el nudo mostrando la faceta más agresiva y dinámica de ambos. El conjunto obtenido funcionó realmente bien y estuvo acompañado de manera ideal por el público para acabar en unos minutos finales excitantes y electrizantes donde pesó demasiado la imposibilidad de la victoria de EVIL. Eso sí, mucho más no se pudo hacer.

Secuencia final made in EVIL. No nos cansaremos nunca.

Valoración: 3 jumbitos y medio.

Kazuchika Okada vs SANADA por el IWGP Heavyweight Championship.

Por qué me sigo haciendo esto. Por qué nos siguen haciendo esto. Por qué el público sigue queriendo esto. Otra vez SANADA y Okada dieron un atroz combate que tuvo seguimiento por parte del público gracias a, como se señaló en la previa, el funcional arco en la figura de Okada y SANADA unido a un ritmo ideal para disfrutar sin pensar demasiado en lo que se está viendo si estás en el público. Fuera de eso, la misma basura de casi siempre.

Infumable y largo, con las mismas secuencias estúpidas e irrelevantes aderezadas con la típica ensalada de lentos o débiles intercambios. En el lado positivo, cabe destacar que el número de callbacks hizo que al menos aquí si hubiera una sensación de progresión en el argumento de la rivalidad que apenas existió en el resto de choque del año.

Por supuesto, a todo este desagradable combinado hay que agregarle varios de los dejes negativos de los main events de NJPW en general y de Okada en particular. La guinda a este pastel de bosta la pone, como no podría ser de otra manera, el patético Skull End. La mayor broma argumental y luchística del pro-wrestling mayoritario actual.

SANADA se fue llorando del duelo tras perder. Yo también, aunque eran lágrimas de felicidad al ver que esta rivalidad de pesadilla ha acabado. Lo malo es que mientras escribo estas líneas lloro de tristeza, porque estoy seguro de que lo veremos de nuevo y  es que el push de SANADA va en serio. Ojalá así sea, pero al lado del borde del Gran Cañón de Colorado.

Valoración: 1 jumbito 1/4.

En el post match apareció Ibushi para retar a Okada por su título y anunciar que no le vale un título, sino que  también busca el IC…

Esto ha sido todo. Os esperamos para la previa de Power Struggle, el último escalón a Wrestle Kingdom. No olvides dejar tus impresiones o críticas en la caja de comentarios. Un saludo y a disfrutar, que es wrestling.

 

Solo tengo dos cosas claras en la vida: Me gustan las señoras y el Real Madrid. Tetsuya Naito va camino de ser la tercera. En esta cuenta somos muy de Dolph Ziggler.

You Might Like These