Con la próxima salida de WWE 2K20, el staff de Dos Dos Solo Dos hemos decidido traerles un listado de algunos de los videojuegos que han salido en torno a la empresa de los McMahon. Analizando aquellos que en nuestra humilde opinión merecen tener un revisionado, ya sea por ser una joya oculta de la época o por ser un engendro que jamás debió haber visto la luz.

Sin más dilación los dejamos con este peculiar viaje a un pasado nostálgico, cuando nuestras mayores preocupaciones eran sacar buenas notas en el colegio y ver si Goku regresaría a tiempo del camino de la serpiente. Recordando esas horas de diversión y sufrimiento que muchos pasamos a lado de nuestras consolas y amigos.

WWF Smackdown! 2: Know Your Role (2000)

Por Nacho Meñique

Yo no volvería a jugar Smackdown! 2. Pero para las limitaciones del PS1, fue todo un logro en su época. Ya quisiera 2K en el paso de un año a otro, lograr lo que hicieron del Smackdown! 1 al Smakcdown! 2. Pasando a lo negativo, como pasaba usualmente con la PS1, los gráficos no eran gran cosa. Los escenarios como la arena o el backstage se distinguían bien, pero los luchadores parecían dibujos de mala calidad al lado de sus contrapartes reales.

Otro punto que me echa para atrás, es la jugabilidad de los combates. No se veía una disparidad de poder (tanto en capacidad de daño como en peso) entre main eventers con mid-carders, jobbers, no-luchadores o incluso mujeres. Por otro lado, muchas veces el luchador se podía levantar al instante tras recibir un move. Con esas condiciones, cualquiera que se moviera rápidamente en el ring e hiciese muchos moves que terminasen en pin tenía la mano para ganar.

Lo que si me agradaba del juego era la posibilidad de jugar en toda clase de arenas ajenas al ring, como la calle o la oficina de McMahon. Adicionalmente, se podían usar toda clase de objetos.  Por otro lado, la opción “Season Mode” (el día a día del luchador) te daba una visión más amplia de lo que pasaba en el resto de la empresa, aparte de las rivalidades de tu propio luchador. Irónicamente, esas interesantes opciones fueron desapareciendo conforme iban mejorando los juegos de WWE.

WWF Raw (2002)

Por Walter Merino.

Hace años que me invitaron a jugar este videojuego en casa de unos compañeros de instituto y mi opinión es igual a lo que tuve hoy en dia cuando lo tuve que volver a jugar: “Es horrible”. Estrenado el 2002, el juego solamente estaba disponible en Xbox y PC.  Fue desarrollado por Anchor, quien fue responsable del juego Ultimate Fighting Championships en Dreamcast. Como resultado, nos entregaron un motor bastante diferente al que se había visto en los juegos de Wrestling.

Empezando por la animación y diseño de personajes, gran parte de los luchadores lucían tiesos y torpes desde que los veías entrar. Ni que decir de la mecánica del juego de Voltage, que puede sonar bien en papel, pero fue muy mala en ejecución. Eso se aprecia especialmente, cuando los requisitos previos para llenar la barra se ejecutaban con moves lentos y varios glitches.

El juego también carece de un modo de historia, por lo cual hay  una baja posibilidad de que puedas establecer un vínculo serio con él. Solo había disponible luchas de exhibición, Title Match, King Of The Ring y el modo crear superestrella en el menú. A saber uno como iba a hacer para “entretenerse” cuando no tienes ni un Royal Rumble y juegas en una sola arena (La de Raw). Ni siquiera ganar en el modo campeonato o el KOTR se ve como algo significativo.

Como mucho mucho podías desbloquear personajes (entre ellos Fred Durst, vocalista de la banda Limp Bizkit) pero después nada en forma de trofeo, arena especial o modo de combate. Poco interactivo, jugabilidad sosa y con una estética que se podía comparar al de maniquíes es difícil encontrarle puntos a favor a este juego. Ni siquiera jugando con Austin o Rock da algo de gusto. Si quieres arruinarle el gusto de jugar videojuegos de Wrestling a alguien más, este juego es lo que buscas.

Wrestlemania X8 (2002)

Por Mario “The Bad Guy”.

No tengo mucho que decir de este juego más que es bastante simple y genérico. Tiene un extenso roster y la jugabilidad no está nada mal, sin embargo, a diferencia de otros juegos que he probado, aquí sí siento que los luchadores son mucho más robóticos y tienen muchas menos llaves. Aquí no hay puntuaciones, es decir, que puedes ganarle a The Rock con Scotty 2 Hotty sin problema alguno. La forma de ganar es bastante sencilla, tan solo debes llenar las las dos barras de la parte superior y aplicar los remates.

El juego también tiene un modo donde debes defender constantemente un campeonato de la empresa, pero se vuelve aburrido y tedioso a la larga. Tampoco hay un modo historia. Es más tipo “Arcade” que otra cosa, en realidad. En pocas palabras, está ok. No es un pedazo de mierda, pero tampoco la gran maravilla. Pasó desapercibido en su día y lo hará por toda la vida.

 

WWE Smackdown! Here Comes the Pain (2003)

Por Walter Merino.

Creo que más de uno estará de acuerdo conmigo cuando digo que este juego es una joya dentro de la serie de videojuegos que ha lanzado WWE. Siendo secuela de “Smackdown! Shut Your Mouth”, “Here Comes The Pain” presentaba mejoras respecto al diseño de personajes (de acuerdo al roster del 2003). Ni que decir lo bien que lucían los diseños de los escenarios y las entradas de los luchadores.

La jugabilidad presenta nuevos añadidos, siendo de lo más rescatable el medidor de daño corporal. Ahora podías ver la cantidad de daño que recibía tu luchador tras cada move. Además, en comparación con “Shut Your Mouth” podemos notar un mejor sistema de agarre llegando a verse más dinámico pero a la vez tradicional.

El roster cuenta con rostros conocidos de la Ruthless Agression como The Rock, Steve Austin, Triple H, Kurt Angle o Brock Lesnar, así como unos jóvenes Batista, John Cena y Randy Orton.  El apartado de leyendas diría que es de los menos atractivos. Dudo que haya gente que quiera jugar con Hillbilly Jim o George The Animal Steel.

El modo temporada es genial, teniendo la posibilidad de elegir en que marca quieres que tu superestrella sea parte (Raw o SmackDown) en tu ruta a estelarizar Wrestlemania y responder una importante pregunta: ¿Por qué luchas?

Recuerdo varios buenos momentos jugando este videojuego con algunos de mis mejores amigos, ya sea pasando el modo temporada o haciendo creaciones chistosas de luchadores. Incluso a día de hoy lo recomiendo si es que quieres pasar un rato entretenido, pues la diversión está dentro y fuera del ring (Backstage, Estacionamiento, Times Square, etc).

Smackdown vs Raw (2004)

Por Rockstar

La cara de Vince en la caratula del juego. La intro mostrándote todas las ediciones anteriores y hypeando un match entre Cena y Orton. El menú en el que las hermosas divas de la época aparecían bailando mientras suena Falling Apart de Zebrahead. El menú de selección de personajes que es inmensamente superior a las ediciones anteriores, mostrando el personaje jugable a cuerpo entero. Una serie de detalles que hacen este juego, mejor que las más actuales ediciones de los juegos de WWE, incluso antes de empezar a jugar.

En el juego en sí, se sumaron minijuegos, como guerra de chops, palmadas en las luchas de Bra & Panties, toma de árbitro para determinar quién ataca primero. También aparecieron dos barras de para realizar la sumisión. La más clásica, de pulsar un botón rápidamente para escapar o hacer rendir, y otra, en la se mueve de lado a lado una figura que debes hacer que se detenga en la marca azul para liberarte.

También hubo nuevas características como la definición sobre si el luchador sería “clean” o “dirty”. El luchador clean (limpio) podía cargar su barra más rápido haciendo taunts. Mientras que al dirty (sucio) le beneficiaban en ese sentido las movidas sucias. Obviamente mejoraron también las graficas, pero lo doy por asumido, dada la constante evolución en estos juegos de PS2. La nostalgia me gana, pero no tengo dudas de que es de las mejores ediciones de la franquicia.

WWE Day of Reckoning 2 (2005)

Por Mario “The Bad Guy”

Antes de que las series SD vs. RAW y WWE 2K llegasen a Nintendo, THQ y Yukes publicaron una pequeña colección de dos juegos bastante similares para la Nintendo Gamecube: WWE Day of Reckoning 1 y 2. No he tenido oportunidad de jugar el 1 porque era un juego extremadamente raro de conseguir, pero sí he podido probar el 2, y he leído que es bastante igual a su antecesor.

El juego en sí no es una maravilla, pero tiene cosas que rescatar. Los controles eran similares a los juegos de PS2 y Xbox. La jugabilidad era un tanto básica, pero efectiva: cada luchador tenía una barra de Stamina y podía recibir daño en distintas partes del cuerpo. Asimismo, cada uno tenía un latido cardiaco que subía y bajaba dependiendo del año. Si estaba rojo era porque la energía estaba a tope, por otro lado, si estaba azul, tenía escasa o nula stamina y había recibido mucho daño.

No había un modo “General Manager” y tampoco campeonatos que defenderse, pero el juego sí tenía un Modo Historia que tenía una narrativa. No podías usar a ningún luchador del roster y tenías que crearte uno propio. Debo confesar que nunca fui fan de este modo porque a mí siempre me gustaba usar a los luchadores ya disponibles. Para este juego tuve que crear a Matt Hardy porque no estaba en la empresa en ese entonces y los ql no lo pusieron dentro.

También había una tienda donde liberabas leyendas como Steve Austin, Bret Hart o The Rock, así como movimientos de firma para tu luchador propio. Los puntos se consiguen a medida que vayas ganando combates (recuerdo las hartas horas que jugué para liberar el “Twist of Fate”). Algunos aspectos negativos que puedo mencionar es que la banda sonora no era gran cosa y el modo “Fatal-4-Way” está completamente roto. Era casi imposible y bien difícil ganar un combate así.

No tenía la misma calidad que los otros juegos de la competencia, pero al menos su jugabilidad era efectiva y era una buena opción para pasar el rato. Quizás no haya envejecido bien, pero es hasta gracioso que un juego como este haya tenido más cariño y amor que un SD vs. RAW 2008 de Wii o que el próximo 2k20 que se ve como la verga.

Smackdown vs Raw 2007 (2006)

Por Nacho Meñique.

La gente suele tirarle muchas flores al Smackdown vs Raw 2008. Pero a mí no me dejó grandes sensaciones. Y sería en parte, por cosas muy buenas del 2007 que vi descontinuadas. Es más, por varios motivos diría que el Smackdown vs Raw 2007 es posiblemente mi juego favorito de WWE. Para empezar, los gráficos habían mejorado a un grado inconcebible para lo que uno estaba acostumbrado en esos años. Y es increíble lo poco que evolucionaron desde entonces hasta la época del 2K.

En cuanto a los detalles característicos que me encantan del 2007, comencemos por la jugabilidad. Los combates se sentían muy fluidos y realistas. Sin tener además, esas absurdas trabas para utilizar moves del 2008. Y si el match bajaba a ringside había muchas alternativas para golpear al oponente. Por ejemplo, podías ahorcarlo con los cables de la mesa de transmisión o llevártelo directamente a un área de backstage. Por otro lado, en el modo leyenda el juego era tremendamente difícil.

Quizás no todos lo vean así, pero para mí, los mejores Royal Rumble Matches en videojuegos son los interminables. En el 2007 cada eliminación costaba y se hacía emocionante. De hecho, podía pasarme con mis amigos la hora completa y más jugando un puro Rumble. Otro detalle interesante, es que en este juego todavía puedes enfrentar mujeres con hombres. Nunca exploré la posibilidad seriamente, pero hubiese sido interesante considerando las enormes restricciones actuales.

Finalmente, cabe decir que es el mejor soundtrack en la historia de los videojuegos de WWE. Con themes como “The Enemy” (Godsmack) o “Survive” (Rise Against).

 

 

 

Smackdown vs Raw 2008, edición Wii (2008)

Por Mario “The Bad Guy”

Yo nunca tuve un PS2 cuando era joven (así es, juzguenme) y uno de los juegos que más disfrutarba con mis amigos era el Smackdown vs. RAW 2007. Cuando me enteré que THQ iba a publicar la versión del 2008 para la Nintendo Wii (primer juego de la serie para una consola de la compañía japonesa), no la pensé dos veces. Esa consola si que la tenía. Al ver el juego en un estante, en un conocido centro comercial de mi país, le supliqué a mi madre para que me lo pueda comprar y por fin tener una copia para mí solo.

Y qué decepcionante fue la wea. En primer lugar, los controles eran de movimiento y no tenías la opción de usar el control clásico ni con un mando de GameCube o con el Wiimote en horizontal. Los personajes no respondían en reiteradas ocasiones, tenían escasa variedad de llaves y la jugabilidad en sí era tediosa. No había Stamina como en otras versiones, la única forma de vencer a tu rival era agotando su barra de energía con golpe tras golpe sin nada de sustancia.

La peor parte, sin embargo, va más allá de la jugabilidad y esto sí es algo que realmente me hizo enojar en su día: la falta de contenido. En esta versión solo podías jugar en cinco modos: combate 1 vs. 1, combate Hardcore (solo sillas), combate KO, tags y triple amenaza. Eso es todo. Ni Hell in a Cell, ni Royal Rumble, ni Money in the Bank. Nada. ¿Cómo se puede disfrutar de un juego así?, peor aun cuando uno desea jugarlo con sus amistades.

El modo “Main Event” o modo historia era bastante aburrido también. Peleabas con luchadores random durante todo el año y terminabas en un combate titular en Wrestlemania. No había ningún tipo de historia y/o narrativa. Tampoco había un modo “General Manager” donde podías bookear tus propios shows y no podías poner los campeonatos en juego. Súmale eso la tediosa jugabilidad y tenías un juego equivalente a dinero desperdiciado.

Puedo entender que la Wii tenía poca potencia respecto a su competencia directa (PS3 y Xbox 360) y por eso usaron los gráficos de la versión de PS2, pero no era razón para quitar el 70% del contenido original y entregar un producto bastante pobre e injustificable. Felizmente solucionaron estos problemas para las versiones posteriores, pero, aun así, el daño está hecho y la plata es irrecuperable.

Al menos terminé conociendo buenas canciones y bandas chéveres (Chevelle, AM Conspiracy, Disturbed). Algo hizo bien.

WWE All Stars (2011)

Por Nameless Rainmaker.

Cuando nació la idea de este artículo, pedí el analizar este juego por dos razones: primero porque fue el último videojuego de la WWE que realmente he disfrutado y segundo porque me parece la propuesta más arriesgada y a la vez única que ha ofrecido la empresa al menos en esta década.

Cuando hablamos de WWE All Stars no nos referimos al típico videojuego de la WWE que intenta ser lo más realista posible, sino que todo lo contrario. Es un juego en el cual su gracia reside en ser completamente arcade, con luchadores sumamente musculados saltando varios metros por los aires y ejecutando sus movimientos como si fuera una película de superhéroes. Esto hace que la jugabilidad sea sumamente fácil de manejar, lo cual lo hace un videojuego perfecto para jugar con otra persona.

WWE All Stars tiene dos modos de juego aparte del clásico de exhibición, pero el más destacado sería el Fantasy Warfare. Este modo se basa en ofrecer una serie de dream matches, en los cuales se enfrentan luchadores del pasado y actuales para decidir cual es el mejor.  Hay algunos aciertos como Stone Cold vs. CM Punk o Andre the Giant vs. Big Show.

En los dream matches, también hay varios combates de ensueño que seguramente nadie ha soñado, como Ricky Steambot vs. Kofi Kingston o Bret Hart vs. Edge (donde te venden a la estrella de categoría R como un wrestler técnico al nivel del The Hitman). Destacar que cada combate es antecedido de un video promocional muy bien producido, casi al nivel de los que realiza la WWE para sus PPVs (prácticamente lo único bueno que ofrecen en sus eventos estos últimos años).

 

En conclusión, me parece que a pesar de su falta de luchas con estipulaciones o que wrestlers de la talla de Chris Jericho hayan sido incluidos solo mediante un DLC, WWE All Stars es un videojuego más que recomendable. Especialmente para todos quienes quieran probar algo completamente diferente a lo que ha ofrecido 2K estos últimos años.

WWE’13 (2012)

Por Richard Jerichoholic.

Para nadie es novedad que lo juegos de WWE se estancaron hace ya varios años, tanto en jugabilidad como gráficamente hablando. Estos juegos se convirtieron en una suerte de Fifa donde por cada cosa que arreglan joden otras cuatro. Por eso no me sorprende que cada entrega sea inferior a la anterior, pero si hubo una que se atrevió a salir de su zona de confort en estos últimos años ese fue WWE’13.

Si bien el juego bebe de lo ya antes visto en WWE’12, este decide cambiar el modo historia convencional de estos títulos conocido como Road To Wrestlemania. Ese  donde encarnábamos a un luchador durante su travesía rumbo al evento mas grande de la empresa, cada uno con su propia historia. Crearon un modo historia, dedicado a recrear la Attitude Era durante las Monday Night Wars. La época de mayor trascendencia en WWE, que ayudó a cimentar las bases del imperio que es hoy en día.

Por primera vez, experimentar el modo historia se siente más importante que en otras entregas al revivir los momentos más icónicos para la empresa. Desde el nacimiento de Stone Cold Steve Austin hasta la llegada de Y2J a WWE, añadiendo escenas reales de lo ocurrido. Todos estos añadidos hacen que este sea un viaje que vale la pena experimentar. Un año más tarde veríamos como 2K replicaría esta idea en el 30 Years of Wrestlemania.

El juego estaría impulsado por la versión mejorada del motor Predator Technology que vimos en WWE’12, añadiendo la posibilidad de ejecutar movimientos OMG! Que nos permitirán interactuar con nuestro entorno de tal forma que podamos recrear los movimientos más devastadores vistos en nuestro televisor. El modo universo también recibió mejoras para poder brindarles mayor variedad a los jugadores y evitar que el juego se torne monótono a largo plazo.

En mi opinión, este fue el último juego de WWE que realmente valía la pena, aún cuando he comprado algunas de las entregas posteriores.

WWE 2K16 (2015)

Por Nacho Meñique.

Las entregas anuales 2K refleja muy bien como funciona el consumismo. Con escasas variaciones entre una edición y otra, todos los juegos son más o menos iguales. Mismos modos de combate, mismas limitaciones y una organización parecida. Tristemente, el mayor esfuerzo no se ve en el juego mismo sino que en su publicidad. Venderle al consumidor que la nueva edición del juego será genial y por eso debe desembolsar un montón de dinero en ella. Y a decir verdad, parece ser un modelo bastante rentable.

Una prueba de la escasa progresión, la podemos ver en la estructura del WWE´13 reseñado por Richard y este juego. Salvo algún cambio en los controles, apenas se siente la diferencia si estas luchando en esa juego o en el 2K16. Y en modos de juego, desde varias entregas anteriores venía apareciendo el modo de juego “WWE Universe” que apenas ha cambiado nada. La menor evolución se ve en los graficos. De hecho, puede que ni siquiera sean superiores a los que ya habían diez años atrás en PS2.

Si el WWE´13 tenía un modo historia enfocado en la Attitude Era, en el 2K16 siguen la tendencia y ahora es un modo historia sobre Steve Austin. Por lo cual las arenas y personajes desbloqueables, también se enfocan en él. Me la pasé relativamente bien jugando en ese modo, especialmente con los videos reales. Aunque me desanimó un poco saber más o menos todo lo que iba a pasar. Carece de hechos sorprendentes, que era la gracia que tenía el modo “Road to WrestleMania”.

Al igual que en otros 2K, siento que por cada tres luchadores que puedo desbloquear, hay con suerte uno que me puede interesar. De los otros dos, hay uno que incluso como fan de wrestling, habré visto luchar una vez si es que. Y el otro luchador desbloqueable, es un luchador que ya existía en el juego pero en otro año de su carrera (acá por ejemplo, hay 5 versiones de Steve Austin).

Algo que si me agrada de este juego y los 2K en general, son las facilidades que te da internet, al menos durante los dos años en que están activos los servidores. Puedes luchar con personas de otras partes del mundo y (en este caso sin servidores) descargar música para ponerla de entrada en tus luchadores creados. También están los DLC con los que te pueden vender contenido adicional (la estrategia para ganar dinero aún después de vender el juego). Aunque tal como ocurre con otros 2K, no fueron gran cosa.

Lo que más me gustó de la relación 2K e internet, es que puedes descargar las creaciones de otros usuarios en caso de que las suban. Entre lo que se cuentan arenas, movesets, moves creados, logos y por supuesto, luchadores. A todos nos debe haber pasado, que queríamos luchar con AJ Styles o alguien así, pero no teníamos la habilidad suficiente para crearlo bien. En este juego se soluciona fácil. Y más al considerar que hay 100 espacios para luchadores creados (en los Smackdown vs Raw eran 30 generalmente).

Juegos Portátiles

Por Richard Jerichoholic.

 

Conversando con mis compañeros de proyecto acordamos realizar una review en general para todos los juegos que salieron para consolas portátiles por parte de WWE. Tomando en consideración las limitaciones de estas consolas y que realmente todas estas entregas resultan ser mediocres. Antes de comenzar quiero aclarar que he jugado cada titulo que salio para las consolas portátiles (29) con la finalidad de entregarles una crítica clara.

Con la generación que engloba a GameBoy y SEGA Game Gear, nos encontraremos con los mismos pormenores al ser juegos similares pero para diferentes consolas. Primero que nada, los controles son poco precisos y molestos a la hora de desplazarse por el cuadrilátero y sus alrededores. Amen de unos controles basados en el pad direccional y no en un stick como en la mayoría de los juegos arcades centrados en peleas. Por otro lado, hay controles específicos para realizar cada acción, pegar y realizar un agarre.

Sumado a todo lo anterior, hay juegos donde no hay un indicador claro para saber cuando podemos realizar nuestro movimiento de firma, así que suerte con ello. El roster es limitado y hay pocos modos de juego, debido a la falta de memoria en los cartuchos de estas consolas. Estos se reducen a Historia, Exhibición, Tag y crear tu PPV (las luchas en jaula serian introducidas en el único juego exclusivo para la consola de SEGA).

A los problemas mencionados de esta generación GameBoy/SEGA, se le aderezan gráficos deficientes y una banda sonora que es todo menos agradable. Títulos infames que son dignos de quedar en el olvido.

Con la llegada del Game Boy Advance, podríamos esperar una mejoría en estos títulos. Pero eso dista bastante de la realidad. Por alguna razón que no logro comprender, usaron los mismos gráficos del GameBoy Color para el primer juego de esta consola. Como se podrán imaginar este título llega a ser tan malo como sus antecesores.

Para la secuela optaron por rediseñar todo desde 0. El resultado son dos juegos que si bien no son tan infames, tampoco pueden ser considerados como buenos títulos. Aunque el roster se ha ampliado, vemos mermada la parte jugable al reducir todo a solo dos modos de juego: Historia y Exhibición. Los controles ahora son menos toscos pero tampoco es para echar cohetes. Se agradece la incorporación de una barra para medir tu energía la cual sirve para ejecutar tu movimiento de firma y revertir la llave del rival.

Los gráficos siguen sin ser del todo buenos, de hecho muchas veces se ven raros. Pero tampoco podíamos pedir mucho, considerando la potencia de la consola. Para terminar, la banda sonora llega a ser una fiel reproducción de los temas mas icónicos de los luchadores que aquí aparecen. O por lo menos así es la mayor parte del tiempo, porque hay algunos temas que realmente no entiendo como alguien pudo pensar que sonaban igual a los originales.

El DS opta por presentarnos juegos centrados en su pantalla táctil, dando como resultado dos juegos mediocres que más allá de ser una anécdota curiosa dudo que haga falta experimentar. Para Smackdown vs RAW 2010 optarían finalmente por usar controles convencionales, más un añadido de tarjetas que pueden usarse durante el combate para curar a tu personaje o robar el remate de tu oponente. Con sus gráficos deficientes y compitiendo ante un mejor producto creo que podemos olvidarnos de estos juegos.

No seria hasta la llegada de la portátil de Sony que finalmente pudimos tener entregas dignas con todo el contenido que ofrecían sus contrapartes de sobremesa. El diseño de la consola con dos Sticks y cuatro botones hacen que el sistema de juego se siente natural, dejando atrás esas mecánicas toscas y poco pulidas de los juegos anteriores. Puedo decir con total seguridad que estamos ante juegos que replican a la perfección a sus hermanos mayores con todos sus pros y contras.

Por último tenemos a los juegos para móviles. Tienen una gran variedad, que va desde juegos de coleccionar cartas hasta una copia de Injustice pero con luchadores de WWE. Todos comparten las insufribles mecánicas Pay2Win propias de los juegos móviles, sumado a que nos encontramos con un gameplay repetitivo y aburrido, a la larga similar al visto en los juegos de Facebook.

Curiosamente, los juegos centrados en pelea retoman las mecánicas presentadas en los juegos para DS, pero perfeccionandolas gracias a la potencia que nos brindan los dispositivos móviles. Salvo por los juegos de PSP, las versiones portátiles de los juegos de WWE son algo que recomiendo dejar pasar por el bien de su salud mental y de sus dedos.

Me gustaría añadir que entre tanta mierda me pareció interesante ver que en WWF Attitude puedes jugar con Sable, siendo el único título para portátiles que permitiría jugar con una diva hasta la llegada del PSP. Otro juego a destacar seria WWF Betrayal que resulta ser un Beat ‘em Up al más puro estilo de Double Dragon pero con luchadores de WWE. Este por cierto, fue programado por el mismo equipo que eventualmente nos entregaría Shantae.

Finalmente, me pareció gracioso que mientras jugaba Road to Wrestlemania X8, tenía un roster limitado a 15 luchadores entre los que podía elegir a la gran leyenda “Test” ¿Quién no soñó con ver un Test vs Hulk Hogan en el ME de Wrestlemania? Lo mejor de todo es que lograron plasmar su deficiente nivel in ring en el juego.

 

Añadir que la idea presentada en WWE Immortals (El hijo bastardo de Injustice y MK), me parece un proyecto lleno de potencial desperdiciado. Si algo le viene de perlas a los juegos de wrestling es la mecánica arcade, algo ya visto en Saturday Night Slam Masters (en mi opinión, el mejor juego enfocado al wrestling en general) y WWE All Stars. Ya sea por la variedad de combos y personajes, o que llegan a tener un enfoque más competitivo. Creo que hay una gran idea ahí. que debería ser retomada y explotada a futuro.