Power Struggle acabó siendo uno de los mejores eventos del año gracias al muy consistente y elevado nivel luchístico ofrecido y, por supuesto, al enorme avance argumental de cara al Tokyo Dome. Sorpresas, retornos y mucha construcción para iniciar la recta final hacia Wrestle Kingdom 14.

Vamos con el análisis de esta sorprendente noche:

Chaos (Kazuchika Okada y YOSHI-HASHI) vs Hiroshi Tanahashi y Kota Ibushi.

Como se dice en argot futbolístico, cortita y al pie. Sprint sencillo, muy bien llevado y con momentos divertidos en el que todo funcionó aunque sin llegar a cotas muy altas.

Pese a la escasa duración y al puesto bajo en la cartelera, este “tradicional” combate de hype de cara a Wrestle Kingdom tiene su importancia, por lo que Kota y Okada trabajaron con más intensidad de la esperada. El buen desempeño de Tanahashi y el esfuerzo de YOSHI-HASHI  también aportaron al conjunto.

No tuvimos esa capa de profundidad que le habría aportado alguna dinámica más marcada usando a Tanahashi con Kota u Okada, pero el resultado fue satisfactorio y hasta el pinman YOSHI-HASHI tuvo sus momentos antes de ser aplastado por el High Fly Flow.

Valoración: 2 jumbitos 3/4.

Tras la contienda, Jericho retó vía video a Tanahashi para un encuentro en el Tokyo Dome. Menos es nada, pero Y2J cada vez aporta menos a nivel de producto en la empresa.

Tetsuya Naito vs Taichi.

Doce a trece minutos llenos de calidad, intensidad y con unos tiempos excelentes. Para sorpresa de muchos, NJPW ofreció un singles match de cierta relevancia con una duración y estructura compacta y orgánica.

De nuevo, Naito y Taichi probaron que tienen una excelente química. En un choque mucho más directo y simple de lo habitual, tuvimos acción de alto nivel con Naito brillando y Dangerous T luciendo de muy buena manera.  Naito necesitaba la victoria, lo cual se plasmó de manera precisa con la sensación de urgencia y en la inusual practicidad de todo lo que hizo. El final, con Naito revirtiendo la powerbomb en su propio Black Mephisto para luego cerrar con su Destino, fue correcto y acorde con lo que pedía el combate, como casi todo lo que lo precedió.

Eché en falta algún detalle extra en los momentos de dominio de ambos, pero fue un duelo simple y muy divertido que cumplió con su cometido. Totalmente recomendable, da gusto ver esta claridad que apenas se deja ver en NJPW, aunque quizá se excedieron un pelo. Más de esto, por favor.

Valoración: 3 jumbitos 3/4.

Roppongi 3K (SHO y YOH) vs Suzuki Gun (El Desperado y Yoshinobu Kanemaru) en la final de la Super Jr Tag League.

El torneo junior por parejas cerró su satisfactoria segunda edición con otro buen enfrentamiento que, si bien no fue un “home run” si que cumplió el objetivo de cimentar a Roppongi 3K en un buen choque.

El booking fue bastante simple y, porqué no decirlo, facilón e injusto. Los heels atacaron a SHO en la rampa y le sacaron de la ecuación, pero el combate inició con una desventaja flagrante. Eso sí, a partir de aquí todo fue como la seda, ya que YOH cumplió notablemente en su papel de face en inferioridad numérica y Despy y Kanemaru hicieron lo propio con su rol.

El retorno de SHO niveló la situación y tras unos interesantísimos momentos de ida y vuelta, los babyfaces se llevaron la victoria para disfrute de Osaka.

Si no te molesta demasiado ese primer spot, choque totalmente recomendable y con una duración que permitió madurar la propuesta sin hacerse pesado o vacío en algún momento.

Valoración: 3 jumbitos y medio.

Tomohiro Ishii vs KENTA (c) por el NEVER Openweight Championship.

En una versión muy superior del choque que ofrecieron en Reino Unido, KENTA retuvo por las malas el cinturón ante Ishii en un encuentro bastante recomendable aunque con ciertas aristas.

La propuesta fue muy acertada, ya que el combate no tuvo momentos muertos o de falsa construcción, sino que desde el principio se notó el odio y las ganas de golpearse que tenían ambos, lo cual fue consecuente con sus personajes y rivalidad.

El match mantuvo electricidad en varios momentos y varias de las secuencias fueron muy intensas y enérgicas, lo que acabó construyendo un conjunto bastante fácil de ver y que deja con buen sabor de boca. Eso sí, no se puede obviar que el público no compra gran parte del dominio de KENTA ni como heel, lo cual fue bastante anticlimático en un par de momentos importantes como durante el Game Over.  KENTA también estuvo algo blandito en ciertos momentos muy puntuales, lo cual acabó lastrando algo el desarrollo. El final tampoco fue demasiado acertado, con un G2S outta nowhere muy artificial que llevó al finisher final.

El combate fue imperfecto, pero al fin tuvimos un choque digno de KENTA y de Ishii en una performance sólida de ambos. Muy entretenido y bien planteado, por lo que nos encontramos ante otro buen duelo.

Valoración: 3 jumbitos y medio.

BUSHI vs Will Ospreay (c) por el IWGP Jr Heayweight Championship.

Inexplicable que alguien tan competente, refrescante y carismático como BUSHI tenga tan poca presencia en el producto. Ospreay sumó otra gran defensa ayudado por el buen planteamiento general y un rival muy capaz.

Sin perder el tiempo, BUSHI y Ospreay fueron consecuentes con lo sembrado durante la rivalidad y tuvimos un combate con unos tiempos muy orgánicos y cuidados. De manera natural y con varios momentos de calidad, BUSHI y Will alternaron dominios usando las muy diferentes armas de cada uno, logrando un conjunto lleno de color y muy entretenido.

El público compró totalmente a BUSHI y apoyó a Will en sus mejores momentos con lo que todo lo que ya era bueno parecía funcionar aún mejor. Los minutos finales son muy notables, ya que BUSHI de verdad pareció capaz de robarse la victoria de manera muy inteligente y contundente, pero no fue suficiente para ganar. No obstante, los últimos 30 segundos quizá fueron demasiado planos y no transmitieron demasiado más allá de simple contundencia en el cierre de Will.

Con todo, una contienda redonda y que deja claro que necesitamos ver más al enmascarado de Los Ingobernables. Joyita.

Valoración: 4 jumbitos.

Aunque, lo mejor vino aquí. Will pidió un retador ya que había barrido a toda la división y, ante la locura de Osaka,  Hiromu Takahashi hizo un espectacular y alocadísimo regreso lleno de locuras y estupideces (puro Hiromu) mientras el público estallaba de alegría. Ospreay vs Hiromu en WK, nada nos falta.

Jay White vs Hirooki Goto (c) por el IWGP Intercontinental Championship.

Goto y White casi cierran el show con otra lucha espectacular. Estuvieron a cinco minutos de excesiva duración y un poco más de fe en Goto por parte del público de lograrlo, pero eso no significa que no tuviésemos un buen combate.

El planteamiento fue, como casi todos los de esta noche, muy acertado. Vimos a un White controlador capaz de anticiparse a todo y a un Goto superior cuando lograba conectar sus golpes. Todo funcionó y hasta tuvimos ciertos spots y reversals muy resultones que ayudaban a darle brillo a un conjunto que estaba madurando de muy buena forma, con un Goto que cada vez tenía más opciones y un White que se quedaba sin trucos.

Con un desarrollo más compacto todo hubiera lucido mejor hasta el acertado clímax. KENTA y Gedo acabaron con las opciones de un Goto que tuvo el título ganado vía GTR. Shibata, que estaba en comentarios, no pudo neutralizar al Bullet Club y fue muy castigado por KENTA, quien sentenció a Goto con su G2S. Quizá fue una intervención demasiado importante, pero White tiene suficiente status y lo que se vio quedó bien insertado, además de implicar enormemente al público por el importantísimo teasing de lo que apunta a ser un retorno de Shibata.

White cerró exhausto con un torpe y pesado Blade Runner que encajó a la perfección con la situación y retuvo su campeonato. Quizá se les fue de mano el reloj por la absurda manía de dar main events innecesariamente largos, pero el conjunto fue notable y muy recomendable. Gran performance de ambos.

Valoración: 3 jumbitos 3/4.

En el post match, White provocó a Okada e Ibushi al anunciar su intención de vencerles en la noche dos, pero quien apareció fue Naito. White se negó a defender el título contra él, pero Naito no abandonó el escenario hasta el final dejando claro que se ganará ese title shot. Okada e Ibushi también subieron al escenario y aceptaron cualquier desafío. Habrá campeón vs campeón en esa apoteósica noche 2.

Esto ha sido todo. ¿Qué opinas del show? ¿Cómo crees que evolucionará todo en estos dos meses? Comparte tus impresiones con nosotros en la caja de comentarios. Ah, y a disfrutar, que es wrestling.