Connect with us

Ranking

WWE: lo bueno, lo malo y lo Seth Rollins de la década

Published

on

El 31 de diciembre del 2019 se cierra la segunda década del milenio (bueno, en estricto rigor no según la RAE, ¿pero a quién le importa?) y en el staff hemos reflexionado sobre aquellos aspectos positivos y negativos que han marcado a la WWE desde el 2010 hasta este año que ya termina. Acá entró NXT y cualquier especial que haya realizado la empresa, como los torneos de cruceros o de mujeres.

Elaboramos cinco rankings de 10 lugares, basados en los votos de once participantes distintos. El orden de puntuación fue de 10 puntos a 100, según la posición otorgada a cada lugar elegido. En los empates por puntos, se le otorgó una posición mayor a los elegidos que habían aparecido en una mayor cantidad de listas. Y si había un empate en el número de listas, se imponía al elegido que tuvo el mejor lugar en algunas de las listas individuales.

Junto a ello, nos enorgullece presentar a un nuevo colaborador que se irá integrando a la web, un nombre potente en la comunidad de habla hispana sobre pro-wrestling . ¿De quién se trata? Pues siga leyendo este imperdible viaje por lo bueno, lo malo y lo Seth Rollins de la década.

Partamos de inmediato con la polémica:

Tabla de Contenidos

Luchador más sobrevalorado

10- Jinder Mahal (180 puntos, 4 listas y posición más alta fue el #4 lugar)

Por King.

Jinder Mahal ha sido un enorme y significativo golpe para la escena mainstream. Por mucho que algunos intentasen buscarle el lado positivo a un heel verdaderamente rechazado y tradicional en sus formas, así como una bonita historia de ascenso a la gloria, las sombras son mucho más relevantes que las luces en esta historia. Un simple push buscando (fallidamente) dinero fácil de India acabó desconectando a muchísimos fanáticos y dañando el producto, ya que Mahal estaba muy por debajo de los necesario para ser campeón mundial. Corporativismo rancio en su máxima expresión.

9- Shane McMahon (180 puntos, 4 listas y posición más alta fue el #2 lugar)

Por Rafa Calderón.

El hecho de que un no-wresler como él luche y esté involucrado en rivalidades con otros luchadores más importantes lo hacen merecedor de un puesto entre lo más sobrevalorado en la empresa, y es que, a parte de robar pantalla y de aprovecharse del wrestler popular del momento como buen hermano de Stephanie, su aporte a nivel in-ring es muy pobre.  Su horrible ofensiva, el tener que recurrir a spots peligrosos para llamar la atención en sus combates, lo deja claro. Ni hablar del hecho de que domine a oponentes como a Strowman o de que siempre tenga un lugar importante en los grandes eventos.

8- Charlotte Flair (190 puntos)

Por Rafa Calderón.

Ni perdón ni olvido a que la hayan incluido en el ME de WM de este año, y es que eso resume muy bien el por qué de su inclusión en esta lista: una buena luchadora a la que se le ha dado demasiado y la que han metido a la fuerza en ocasiones en las que era necesario dar el paso con alguien más. A eso se suman sus múltiples títulos en tan pocos años. Otro punto es que ni siquiera es tan buena como se cree, de hecho solo destaca como heel, ya que como face nunca ha conectado, su in-ring está por sobre la media de la empresa, aunque suele cometer errores de selling y no siempre enfoca bien su ofensiva, además sus mejores duelos han sido con gente más talentosa que ella. Se podría justificar sus logros en que la quieren vender como la “Ace” de la división, pero aún así es demasiado premio para ella.

7- Bill Goldberg (260 puntos)

Por Richard Jericholic.

Uno de los peores workers de la década pasada regresando en un estado físico deplorable, con un cardio que no daba para más de cinco minutos en el ring, limitando sus encuentros a solo dos moves. Llevándose junto a él al Campeonato Universal, la credibilidad de KO, a Lesnar y a un ya muy deteriorado Undertaker. El segundo run de Goldberg en la empresa es digno de ser considerado como uno de los más grandes crímenes contra la humanidad.

6- Natalya (300 puntos)

Por Rockstar.

Así como considero que una estrella con un gran palmarés puede estar infravalorada en su trato, hay quienes que a pesar de no gozar de tantos títulos, están en una posición privilegiada, recibiendo oportunidades que no se han ganado. Natalya es un ejemplo perfecto de ello. Estamos hablando de alguien que ha mantenido su credibilidad a pesar de no ofrecer nada distinto al promedio, venciendo a luchadoras de categorías en PPV, como Becky Lynch, y teniendo victorias importantes en  SummerSlam.

Bret Hart, su difunto padre, Ronda, Total Divas, Beth Phoenix, son algunos de los personajes que Natalya ha usado para ponerse en la palestra, porque no es capaz de lograr nada por sí misma. Esta mujer ha tenido una triste carrera, a pesar de ello será recordada como una leyenda por el mero hecho de permanecer mucho tiempo en la empresa, mismo argumento para decir que se “merece” títulos, por favor, no seamos tan generosos. Natalya, alguien quien sin duda dependerá de su apellido Neidhart para no ser olvidada en 10 años más.

Más Aliyahs, menos Natalyas.

5- Bray Wyatt (400 puntos)

Por Hit.

Un luchador que ha demostrado tener ciertas habilidades en lo que respecta al mic, pero en en el ring ha dejado luchas muy decepcionantes. Lo tragicómico es que no es directamente malo en el cuadrilátero, pero tiene un gran historial de luchas mediocres y oportunidades no le han faltado para dejar algo bueno. Es verdad que los luchadores “top” con los que se ha enfrentado no estaban en su mejor momento, pero Wyatt tampoco fue capaz de dar lo mejor de sí. Incluso, es muy complicado encontrarle más de cinco luchas realmente buenas. Puede que su rendimiento esté condicionado por su personaje (como Taker en gran parte de los 90s), pero insisto en que ha tenido varias oportunidades de estar en lo alto y su rendimiento no lo justifica.

4- The Undertaker (620 puntos).

Por Nacho Meñique.

El Undertaker comenzó la década siendo un worker notable y la terminó convertido en una auténtica máquina de dejar desastres en el ring. Lo peor, no ha sido que la empresa o él mismo no hayan asumido que apenas puede caminar. No, es la venda en los ojos que se ponen los fans cada vez que lo ven, incapaces de darse cuenta que ese anciano ahora es una calamidad en el ring.

3- Seth Rollins (650 puntos).

Por Nameless.

Cuando Seth traicionó a The Shield y lo vimos desenvolverse tan bien como heel, muchos pensamos que el tipo sería capaz de ser la cara de la empresa si es que la WWE se daba por vencida con Reigns, pero fue que Rollins hiciera el turn para darnos cuenta de lo equivocados que estábamos. Uno de los main eventers más planos que recuerde, por más títulos, Rumbles y victorias contra Lesnar que la empresa le dio, fue incapaz de estar a la altura como cara de la WWE. Tampoco ayudó que tuviese una de las fanbases más tóxicas del wrestling, que lo ponían como uno de los mejores luchadores del mundo cuando no era ni de los mejores 20 de la empresa.

2- Triple H (700 puntos).

Por Lone Wolf.

Creo que la palabra vergüenza es una que no figura en el vocabulario del señor Paul Levesque. Porque lo que uno puede llegar a considerar lamentable, este señor lo puede tomar como algo normal, es así como Triple H se ha empeñado en figurar en posiciones altas en una era que no lo necesitaba. No le molestó ganar el Rumble Match y el Campeonato de WWE en pleno 2016, no le molestó terminar como el máximo beneficiado en la lucha tradicional de equipos de Survivor Series 2017 o la idea que siga estando robando espacio en las carteleras de Wrestlemania contra la figura del momento.

Sabemos que Hunter fue una figura relevante entre la Atittude Era y la Ruthless Agression, pero buscar que la gente aún hable de él  por su trabajo en el ring es más que absurdo. Debería enfocarse más en crear contenido fresco para NXT en vez de robar tanto foco.

1- Randy Orton (770 puntos)

Por Shut.

Erwin nos va a terminar odiando, pero es que Orton hizo todos los méritos posibles para estar en el número uno. Ni su buena rivalidad con Christian el 2011 o las luchas semanales con Bryan el 2013 lo salvan, en especial porque comparado a todo el resto, se hace muy poco. A Randy le dieron muchos títulos, un Royal Rumble, un MITB, encuentros muy importantes, y en la mayoría de los casos terminó decepcionando. Ya llega a ser majadero que si el tipo no está motivado, su rendimiento es paupérrimo. En 10 años lo demostró, con un catálogo de luchas horribles para tanto premio que le dieron.

Si no fuera por el RKO, Orton hubiera dejado de existir en el 2010.

Peor Combate 

El nombre más apropiado para este ranking hubiera sido “peor combate importante”. Podríamos haber tomado a los peores encuentros de divas pre-revolución, pero esos encuentros en general tampoco es que le importasen a alguien. Elegimos contiendas que aparte de ser horribles, tuvieron una ubicación alta en la cartelera, donde contará con nombres potentes. En esta ocasión participamos los once colaboradores y cabe agregar, que el 10° lugar empató en casi todos los ámbitos con el inolvidable e insufrible Cm Punk vs Ryback de Hell in a Cell 2012.

PD: Los jumbitos, tanto aquí como mejores combates, son decisiones personales de quien hace la reseña y no una valoración general como página.

10- Randy Orton vs Big Show, Survivor Series 2013 (140 puntos, 6 listas y posición más alta el #8 lugar).

Por Shut.

Teniendo a Bryan, Punk y Cena, WWE nos puso a esta calamidad de main event de uno de los cuatro grandes PPV. El público y cualquier persona sensata pasó de esta bazofia. Hasta la “Migración laboral” o decir que “Kane es más importante que Austin es WrestleMania”, tiene más valor.

Valoración: 1 jumbito, por el Big Show.

9- The Miz (c) vs John Cena, WWE Championship, WrestleMania 27 (170 puntos).

Por Hit.

Se da inicio a la era de los ME de WrestleMania mediocres con una lucha que incluimos en este listado. El match es terrible y muy soso. Perfectamente se pudo dar en un house show de Phoenix. No hay ambiente, ni siquiera prende en exceso con la intervención de The Rock. En otras palabras, no hay nada. Respecto a las secuencias finales, se puede considerar como tremendamente innecesario, intentando darle algo de interés a un heel que no tenía el nivel para el main event como lo era el Miz en ese entonces.

Valoración: Medio jumbito.

8- Brock Lesnar (c) vs Roman Reigns, Universal Championship, WrestleMania 34 (230 puntos).

Por King.

La revancha entre Reigns y Lesnar no llegó en un buen momento, aunque aquello de “mejor tarde que nunca” es muy cierto. O lo sería, si esta segunda parte no fuera la peor secuela imaginable de aquel genial enfrentamiento en WM 31. Un combate que olvida todo lo bueno de su predecesor, malentendiendo la fórmula que le llevó al éxito para acabar en un carrusel de finishers sin gracia. Por si esto fuera poco, el incomprensible resultado final arruina aún más el conjunto.

Valoración: 2 jumbitos. 

7- Ryback vs Dolph Ziggler vs Sheamus vs Bad News Barrett vs R-Truth vs Mark Henry, Elimination Chamber match, Intercontinental Championship, Elimination Chamber 2015 (260 puntos).

Por Lone Wolf.

El título intercontinental es un campeonato con mucha historia, pero este sin dudas es un capítulo oscuro en la historia del campeonato  que muchos quisieran sólo olvidar. El duelo si bien no prometía ser una joya, se esperaba algo aceptable pero lamentablemente obtuvo resultados nefastos, con todo y cámara de eliminación. Los primeros minutos habían partido de manera aceptable, pero tras un error que llevó a la entrada forzada de Mark Henry terminó convirtiendo en un bodrio donde más de uno no sabía qué hacer. Ryback al igual que Henry y Truth estaban sin ideas, Ziggler iba de coordinador de spots improvisados pero poco efectivos, a Sheamus se le trabo la puerta y cuando salió no aportó mucho y Barrett pasó sin pena ni gloria a pesar de ser rey del ring.

Desordenado, carente de intensidad y momentos recordables, y poco aprovechamiento de la estructura son algunos de los detalles que más de uno pudo notar. A la fecha el peor choque dentro de la estructura.

Valoración: 3/4 de jumbitos.

6- D-Generation X (Triple H & Shawn Michaels) vs Brothers of Destruction (The Undertaker vs Kane), Crown Jewel 2018 (540 puntos, 8 listas y posición más alta #2 lugar).

Por Bad Guy.

Si ya los inflados house shows de Arabia fueron una horrible idea y Crown Jewel ya se estaba convirtiéndose en uno de los peores eventos de la historia de la compañía, esto ya fue la cereza del pastel de mierda. Este es otro de los matches que representa todo lo que está mal dentro de la empresa actualmente, hasta el punto que un luchador tuvo que salir del retiro por una “pequeña cantidad” de petrodólares (abriendo así la puerta para que otros de sus ex y no tan ex compañeros hagan eventualmente lo mismo). Desastre de combate, público de mierda, leyendas oxidadas. Váyanse todos de una vez.

Valoración: Medio jumbito.

5- Roman Reigns vs The Undertaker, WrestleMania 33 (540 puntos, 8 listas, posición más alta #1 lugar).
Resultado de imagen para roman reigns vs undertaker gif

Por Nameless.

El primero de varios “últimos enfrentamientos” del hombre muerto no sólo ocurrió en el evento más grande del año, sino que también fue el evento central de este. Lo que nos ofrecieron fue -el que es para mí- el peor main event de WrestleMania de la década, con un Taker completamente acabado, que para nada nos hacía recordar sus mejores años en la década anterior. Roman intentó por todos los medios salvar el match, pero es que frente a un wrestler con un estado físico tan deplorable era poco lo que se podía hacer.

Valoración: 1 jumbito 1/4.

4- Royal Rumble match, Royal Rumble 2015 (630 puntos).

Por Nacho Meñique.

La guía definitiva sobre cómo bookear mal un Royal Rumble. Eliminas al favorito absoluto del público, le das escasos minutos a otros favoritos, metes a dos luchadores semi-retirados al final… y todo para generar apoyo hacia tu nuevo ace, pero consiguiendo el efecto contrario. Genial, lo hiciste todo mal.

Valoración: DUD. 

3- The Undertaker vs Goldberg, Super Showdown 2019 (650 puntos, 9 listas, posición más alta #1 lugar).
Resultado de imagen para goldberg vs undertaker gif

Por Rockstar.

Lo mejor fueron las entradas y el minuto de wrestling que sucede después de la primera spear de Goldberg, el resto es un ritmo de combate indigno, es que yo creo que ni siquiera los árabes se merecen un show así. No puedo decir mucho más cuando el resultado del match pudo haber sido catastrófico, tuvimos suerte de que no pasó nada, ya que por lo bajo, dos cuellos pudieron haberse roto.

Si quieren ver un Undertaker vs Goldberg, mejor simularlo en el SmackDown vs RAW o el 2K 20, cuidemos nuestra salud.

Valoración. 0.25 jumbitos.

2- Seth Rollins (c) vs “The Fiend” Bray Wyatt, Hell in a Cell match, Hell in a Cell 2019 (650 puntos, 10 listas, posición más alta #1 lugar).

Por TURCO.

Un Hell In a Cell con DQ es tan terrible como suena.

Valoración: Medio jumbito. 

1- Bray Wyatt (c) vs Randy Orton, WWE Championship, WrestleMania 33 (710 puntos).

Por Richard Jericholic.

Bray Wyatt llegaba como campeón, quizás uno de los personajes más interesantes de la última década, pero que nunca terminó de encajar, producto de un bookeo incompetente. Su rival, el luchador apodado como “The Viper”, en un encuentro que si es memorable será por el pobre nivel mostrado sobre el encordado, todo esto aderezado por unas viñetas de gusanos y cucarachas que aparecían intermitentemente sobre la lona, de las cuales Randy escapó en una ocasión producto del “miedo”.

Resultado de imagen para wyatt vs orton wm gif

Es una tragedia que uno de los títulos más prestigiosos de la compañía terminará en este intento de lucha en el escenario más grande de la historia del wrestling. 

Valoración: Medio jumbito

Lo bueno

Vamos con lo positivo, partiendo por un balance sin reseña de los mejores PPV:

Mejores combates

10- Roman Reigns (c) vs AJ Styles, Extreme Rules match, WWE Championship, Extreme Rules 2016 (190 puntos).

Por Rafa Calderón.

Todo lo bueno de su encuentro en Payback sin el molesto sobrebookeo y con un claro enfoque de fuerza vs agilidad, en el que ambos dan una performance espectacular, aprovechando la estipulación de gran manera, especialmente porque no abusaron y los spots fueron no sólo buenos, sino que también fueron insertados de forma muy inteligente a lo largo del combate.

A destacar el claro enfoque en las ofensivas de ambos, pues fueron muy coherente con los finishers, ya que Styles buscó dañar la cabeza de Roman, y el samoano lastimaba la zona media de AJ. Las intervenciones no molestaron y de hecho suman a lo que serán esos geniales y dramáticos minutos finales del match. A considerar también que la construcción y el desarrollo de la lucha es muy buena, porque la acción in-ring va increscendo y el hecho de que se conozcan más, da más posibilidades a que los reversals sean recursos con importancia a lo largo del encuentro.

Valoración: 4 jumbitos 3/4.

9- John Cena vs CM Punk, Raw, 25/02/2013 (220 puntos).

Por Rockstar.

La batalla final de esta gran saga, ya sin título en juego, pero por un premio no menor: el pasaje al main event de WrestleMania 29. Como era de esperar, ambos dieron todo e intentaron ganar de todas las maneras posibles. Puntos positivos: El hacer un big match sin abuso de finishers, unos reversal de Punk realmente muy buenos, correcto selling y unas sorpresas bastante interesantes que se sacó Cena, como la Hurricanrana antes de aplicar la FU, logrando un final muy bonito.

Valoración: 4 jumbitos y medio+.

8- Adrian Neville (c) vs Sami Zayn, NXT Championship, Takeover: R-Evolution 2014 (230 puntos).

Por Nameless.

Siempre que veo este combate tengo una mezcla de sensaciones con él, felicidad por lo increíble que fue y tristeza por ver en lo que se convirtieron las contiendas por el título de la marca amarilla en la actualidad. Enfocándome más en el match, es una de las mejores demostraciones de storytelling que nos ha ofrecido NXT y la WWE en general en la década, mostrándonos a un Sami mucho más agresivo en su búsqueda por el campeonato y a un Neville dispuesto a todo por retener su título. El final es una maravilla, una de las mejores y más emotivas coronaciones underdog que recuerde.

Valoración: 4 jumbitos 3/4+

7- Andrade “Cien” Almas (c) vs Johnny Gargano, NXT Championship, Takeover: Philadelphia 2018 (410 puntos, 6 listas y posición más alta #2 lugar).

Por Turco.

La clásica historia del underdog en su máxima expresión: Gargano contra Andrade y su propio destino. No sé qué decir, la química entre ambos fue genial, todo funcionó de maravilla, de modo muy natural. El mejor combate de la historia de NXT, me parece difícilmente superable.

Valoración: 5 jumbitos. 

6- Sheamus (c) vs Daniel Bryan, Two out of Three Falls match, World Heavyweight Championship, Extreme Rules 2012 (410 puntos, 8 listas y posición más alta el #3 lugar).

Por Shut.

Digan lo que me digan, me encanta este encuentro. Digo eso, porque generó cierto debate con el resto luego de los revisionados. En mi caso, una vez visto nuevamente, me sigue gustando. El trabajo que hace Bryan y el selling del irlandés son brutales, el storytelling siempre está presente, desde que Sheamus intenta a hacer la Brogue Kick al inicio, hasta que Bryan se hace descalificar para sacar ventaja. El final, con un Sheamus muy cansado, es para aplaudir. Me agrada ver al campeón tan dominado a pesar de su ventaja física, y es que bueno, al frente tuvo a un tipo que pegó muy duro.

Un imprescindible de la década.

Valoración: 4 jumbitos y medio.

5- Brock Lesnar vs CM Punk, No DQ match, Summerslam 2013 (550 puntos).

Por Lone Wolf.

The Best vs The Beast, Hulk vs Wolverine, David vs Goliat. 

Sin dudas un encuentro sensacional donde Lesnar aprovechando lo potente y abominable que es arremete contra un CM Punk que a pesar de ser mas pequeño no se deja intimidar y se muestra más agresivo en su accionar, es así como en varios pasajes le puede plantear un encuentro hasta casi más parejo a la bestia. Sin embargo, Punk no sólo tiene un enemigo en Lesnar, pues también tenía en la mira a su ex manager Paul Heyman por la traición cometida en Money In The Bank. Cada descuido del Chicago Made le podía costar caro, y eso lo tuvo claro en varios pasajes donde el conquistador lo trato como un saco de basura (Con limbwork sobra la zona media y espaldar incluida) pero en momentos puntuales es capaz de poner en un serio aprieto a Lesnar con rodillazos o codazos enfocados principalmente a la cabeza.

Brillante, de planteamiento inteligente y con secuencias que dejaron a más de un fan con deseos de un capítulo más. Uno de los grandes de la década.

Valoración: 4 jumbitos 3/4.

4- John Cena (c) vs Daniel Bryan, WWE Championship, Summerslam 2013 (590 puntos).

Por Hit.

Para mí, el mejor combate de la empresa en esta década y no es para menos:
– Se enfrentan dos estrellas, que son del mismo mundo pero a la vez, provienen de diversos sectores. Era momento de ver a Cena, el ícono de la última década en el wrestling masivo vs Daniel Bryan, el ícono del mundo indie.
– Ambos eran apoyados por grandes sectores de la masa.
Ambos eran los grandes babyfaces del momento, así que estaba el morbo de cómo se desarrollaría el encuentro.

Con todos estos ingredientes uno solo podía esperar algo buenísimo y realmente lo dieron. Un combatazo de inicio a fin. Lo que más me llama la atención es que Cena toma un papel más rudo, algo que no hacía hace tiempo. Finalmente, Bryan se corona por primera vez como campeón mundial de WWE. La lucha lo tiene todo: intensidad, buen storytelling, buen selling por parte de ambos.
El final es la guinda de la torta, ya que es emocionante y sorpresivo para varios, con HHH dándole la espalda al nuevo babyface de la gente y con un Orton que va decidido a canjear el maletín. La participación de ambos es intachable, de las pocas cosas buenas que hicieron en la década. Si pudiera hacer paralelismos, este combate es lo más cercano a un Stone Cold vs The Rock en WrestleMania 17 en la era moderna. Una auténtica gozada, como dirían algunos.

Valoración: 5 jumbitos. 

3- Brock Lesnar vs Daniel Bryan, Survivor Series 2018 (660 puntos).

Por Richard Jerichoholic.

Por un lado el campeón más dominante de los últimos años, por el otro el babyface más aclamado de la década quien ahora se reinventaba en una nueva faceta más ruda. Una masterClass de selling y expresiones faciales por parte de dos de los más grandes talentos que ostenta la empresa hoy en día. Un dream match con todas sus letras.

Valoración: 4 jumbitos y medio.

2- Brock Lesnar (c) vs Roman Reigns, WWE Championship, WrestleMania 31 (740 puntos).

Por Bad Guy.

Siendo defensor de este encuentro desde el primer día, sigo pensando que es una de las peleas más espectaculares de la década. La premisa es simple: Roman Reigns hizo lo imposible al ganar la batalla real, pero no está lo suficientemente preparado para derrotar a La Bestia. Y eso quedó mostrado a la perfección. La pelea comienza con un potente F5 del campeón al retador y una tormentosa lluvia de suplexes (Suplex City, bitch!) y humillación. Reigns, quien no paró de reírse de La Bestia durante todo el match, aprovecha la extrema confianza del campeón y realiza una serie de comebacks estupendos, los cuales son genialmente vendidos por Lesnar y dan la sensación enorme de que puede ocurrir un milagro. La adrenalina y la emoción de Roman no son suficientes para detener a Brock, quien con un tercer F5 logra frenarlo por completo y, cuando parece que retendrá su campeonato, aparece Seth Rollins para realizar el mejor “cash-in” de la historia y llevarse el cinturón. 

Es un match que estuvo cerca de ser perfecto. La construcción, el selling, la psicología y el gigantesco ambiente contribuyeron a que este se convirtiera en un digno evento estelar de WrestleMania. Es una pena que luego del canjeo de Rollins ambos se hayan olvidado un poco de todo lo hecho anteriormente, pero, aun así, este no deja de ser uno de los mejores matches de la década y, como no, el mejor combate de la década de WrestleMania.

Valoración: 4 jumbitos 3/4.

1- John Cena vs Brock Lesnar, Extreme Rules Match, Extreme Rules 2012 (870 puntos).

Por Nacho Meñique.

John Cena el indestructible y santo patrono de la era PG. Comenzó el combate y en un instante todo cambió. Con una facilidad arrolladora Lesnar había abierto una enorme herida en la frente de Cena. El choque prosiguió y comenzamos a ver todo lo que terminaría definiendo a Brock como el wrestler más legítimo de la historia de la empresa. Pero también, todo el corazón y espíritu que justificaron la posición de Cena como ace de WWE.

Valoración: 5 jumbitos.

Mejor luchador

Para esta categoría podían ser elegidos luchadores, luchadoras y equipos. Cabe especificar que este ranking tuvo como base las habilidades in-ring, así como los combates que fueron dejando los elegidos a lo largo de la década. Acá participaron once colaboradores.

10- The Revival (130 puntos, 3 listas y posición más alta el #4 lugar)

Por King.

Dash y Dawson emergieron a mediados de la década como un tag team que, paradójicamente refugiado en la tradición, refrescó la escena tag team mainstream. Aman y conocen la historia del tag team wrestling y se les nota, mostrando un elevado respeto y dominio hacia todas las dinámicas que engloba esta división sin renunciar a ser capaces de adaptarse a la escena actual. The Revival no ha tenido la consistencia en el bookeo que merecían, pero aún así se han logrado establecer en el main roster tras un inolvidable paso por NXT lleno de combates de máxima calidad. Lo siento, AXIZ, este es el mejor tag team del mundo.

9- The Usos (130 puntos, 4 listas y posición más alta el #6 lugar)

Por Shut.

It’s not paranoia it’s the Usos.

SIUUUUUUUUUUUUUUUU. Muy feliz me puse cuando los Usos lograron entrar en el raking final, los coloqué en el mío porque me parecía muy injusto no premiarlos por su gran regularidad dentro de la década. Face o heel, con cara pintadas o un estilo más urbano, los Usos han dejado muy buenos enfrentamientos con diferentes parejas, siendo, además, uno de los destacados en los semanales (apartado clave). Los mejores de la división, por lejos. Su catálogo de buenas luchas hablan por sí solas.

8- Sasha Banks (360 puntos)

Por Nacho Meñique.

La década en la historia de WWE en la que el wrestling femenino dejó de ser la hora oficial para ir al baño. Hay varias responsables de este estallido, pero sin duda la mayor responsable es Sasha Banks. La que más ha estado ahí. Contra Bayley, contra Becky, contra Charlotte, contra Ronda, contra quién sea.

7- Sheamus (470 puntos)

Por Hit.

Si bien es cierto que es un wrestler que no destaca principalmente por su carisma o sus habilidades en el entrenamiento, su trabajo in ring es más que destacable. Es un pedazo de brawler: un bruto que puede transmitir una fuerza tremenda en sus movimientos, haciendo que se vea muy creíble. Cabe agregar que tiene una carrera individual más que destacada, pero lo que más valoro fue su adaptación a la división en pareja (junto a Cesaro), dejando grandes joyas dentro de la misma división. Eso demuestra que tan capaz es.

6- AJ Styles (490 puntos)

Por Lone Wolf.

Tras un exitoso paso por TNA y New Japan Pro Wrestling, “The Phenomenal One” llega oficialmente a WWE en el Royal Rumble Match de 2016, con la etiqueta de estrella en la frente pero con ciertas dudas respecto a que tanto éxito tendría en la empresa de los Mcmahon (El triunfo para un Ex TNA Original no era seguro). Afortunadamente, el impacto que Styles género  en el público logró convencer a Vince y se posicionó como una de las caras de SmackDown, obteniendo a su vez varios títulos en su camino. No podemos dejar de lado los  notables combates que dio junto a luchadores como Roman Reigns, Brock Lesnar o Dean Ambrose.

Si bien ya está en sus últimos años y su nivel in ring no es igual de  sus primeros años, no se puede negar que ha sido uno de los protagonistas en WWE durante esta década.

5- John Cena (570 puntos)

Por Rockstar.

Sin dudas, esta es la década en que John Cena al fin se encargó de satisfacer los paladares de todo los tipos de público, cambiando los “You Can´t Wrestler” por los “This is Awesome”. De hecho, es tan extrema la situación, que aún hay muchos fans que piensan que el líder de la Cenation se hizo tremendo wrestler recién en 2015…

Los primeros años de la década son los mejores, destacando las performance contra Wade Barrett, Rey Mysterio, CM Punk, Brock Lesnar, Daniel Bryan, Rusev, entre otros, además de ganarse mi respeto, llevando a la perfección, su enfrentamiento con The Rock en WrestleMania 28, algo digno de admirar. Si bien es cierto que encuentro de mal gusto sus sagas con Kevin Owens, Seth Rollins y AJ Styles, estas luchas son las que han vuelto a Cena un favorito de la nueva oleada de seguidores del wrestling, quienes ocupan un peso importante en la IWC. En el fondo, más razones para no dejar fuera al bueno de John de este prestigioso listado.

4- Roman Reigns (610 puntos)

Por Turco.

Tanto por su run individual como por su etapa con The Shield. El 2015-16 de Reigns es uno de los mejores run que ha tenido cualquier superestrella en la historia de la compañía.

3- CM Punk (800 puntos)

Por Nameless.

Lo de Best in the World no era solo un bonito apodo, y es que el oriundo de Chicago desde mediados de la década pasada que era uno de los mejores del mundo, tanto en el ring como al micrófono, lo cual no cambió cuando llegó a la WWE. Era difícil que un luchador que abandonó el wrestling a principios del 2014 se metiera en un top como este, pero lo que hizo Punk entre el 2010 y 2013 es destacable; tan solo por el Summer of Punk se ganó un puesto entre los mejores de la década.

2- Brock Lesnar (910 puntos)

Por Richard Jericholic.

Amado por unos y odiado por muchos. Tras su breve paso por la MMA Lesnar regresó convertido en la mejor versión de sí mismo, más dominante y peligroso que nunca. Sus grandes encuentros en Extreme Rules, SummerSlam, Survivor Series y WrestleMania no hacen más que confirmar que estamos ante uno de los talentos más grandes de la actualidad.

1- Daniel Bryan (1070 puntos)

Por Bad Guy.

Pienso que el puesto número 1 no podía ser para nadie más. 

Ni un despido, ni una lesión y tampoco un retiro como luchador activo detuvieron al Dragon de dar lo mejor de sí. Desde que debutó en aquella edición de WWE NXT del 23 de febrero del 2010 hasta el día de hoy, ha sido uno de los luchadores que más calidad otorgó en PPV y que más consistencia tuvo en televisión. Logró convertirse, de igual modo, en Grand Slam Champion, llegó a tener cinco campeonatos mundiales y tuvo una evolución tremenda como entertainer a lo largo de la última década. 

Asimismo, muy aparte de sus logros y contribuciones en el cuadrilátero, Daniel Bryan también ha sido protagonista de varios de los momentos más recordados y emotivos de la última década. Desde su hilarante unión con Kane o aquel fantástico heel turn que realizó a fines del año pasado hasta ese extraordinario WrestleMania Moment en el que derrotó a tres cuartos de los miembros de Evolution en una sola noche para coronarse como Campeón Mundial en frente de más de 75,000 personas (todas y cada uno de ellas gritando “Yes”). Si contamos otros aspectos positivos, como todo el talento que puso “over” a lo largo de estos últimos años, pues esto tendría como seis párrafos más y me desearían lo mejor en mis futuros proyectos. 

Daniel Bryan es el sinónimo del trabajo duro, del profesionalismo y, sobre todo, del nunca darse por vencido. El mejor luchador de la década dentro de la WWE, pero más importante aún, uno de los mejores del mundo en la actualidad. 

Gracias por tanto, barbón.  

En el siguiente enlace pueden ver lo que votó cada uno de nosotros:

https://docs.google.com/spreadsheets/d/1_MnptD8k4mPHSykD4Dv-U74KNnfzaNySe3MQxmk3UYA/edit?usp=sharing

Comments