Connect with us

+ Lucha Libre

Review – NJPW G1 Climax 30 Bloque A

Revisión de los mejores combates del bloque A, en el G1 Climax 30. Hay varios destacados, tales como Ishii vs Jay, Okada vs Shingo o Ibushi vs Ospreay.

Published

on

En este torneo sentí algo de déjà vu con respecto a otro G1 Climax de NJPW, pero en su (ya revisada) versión 21. Por entonces hubo un bloque muy bueno y otro muy malo, y acá el contraste es aún mayor. En esta ocasión hablaremos del bloque notable.

Día 1

Minoru Suzuki vs Tomohiro Ishii

Considerando que estaban dos de los tipos que pegan más duro de NJPW, era muy factible un duelo en el que casi se mataran. No decepcionaron. A momentos, Ishii realmente parecía tener el sartén por el mango, llegando a derribar a Suzuki para luego pisarle el cuello de una manera muy humillante. O bien, revirtiendo con facilidad el Gotch Style Piledriver en un Back to Belly Piledriver. Pero eran cortos repuntes ante un Suzuki cada vez más dominante.

Mientras que a veces Minoru tiene un foco en el brazo o pierna, ahora fue a por la cabeza de Ishii. Y lejos de utilizar múltiples sumisiones, se dedicó por sobre todo a golpear. Pese a que la pegada del Stone Pitbull está bastante protegida, no le ayudó tanto al final, ya que Suzuki es quien terminó repartiendo más, entre puñetazos y bofetadas.

Cerca del final, un Ishii bastante destruido se fue con todo e intentó el Brainbuster. Pero Suzuki pudo revertir tan eficazmente, que le sirvió para sacar la Gotch Style Piledriver y llevarse el combate.

Valoración: 4 jumbitos.

Día 3

Jay White vs Kota Ibushi

La final del último G1 Climax, fue un serio candidato al combate del año. Aún sin ese spotlight tan potente, era muy difícil que dejasen algo malo y vaya que no lo hicieron. El match partió y rápidamente Jay salió del ring, para usar la misma estrategia de todo su torneo: pillar al rival en ringside y dañarlo seriamente, para comenzar algún limbwork. En este caso, se apuntó la rodilla de Ibushi, la cual castigó entre golpes, sumisiones e incluso, unos crueles Dragon Quest.

El problema de Jay en este G1, es que el overbooking fue muy exagerado. Y con overbooking no me refiero a errores suyos, sino que a los de Gedo. Las intervenciones del manager, han sido en general, menos sutiles que yo borracho en una disco, tratando de ligar a las 3 de la mañana. Pero justo acá se salva. Intervino poco, no fue realmente el factor clave para que White ganase y tiene un gran momento, cuando sabotea un super german suplex de Ibushi, al sujetar el pie de Jay.

La combinación de Kota y limbwork a la pierna, puede ser peligrosa. Dentro de lo bueno que es el luchador, claramente no es su fuerte, tanto por el perfil de su ofensiva, como por descuidos ocasionales. Pero en este encuentro vendió bien en general, sufriendo no solo cuando le golpean la rodilla directamente. Como por ejemplo, cuando golpea directamente con la pierna o el momento en que cae de pie desde la tercera cuerda. Recién por el final falló un poco el selling.

Si el match tiene un punto bajo considerable, es el final. Está bien, cuando Jay esquiva el Kamigoye y le saca el JTO. No pasaba nada si ganaba ahí, por desmayo. Pero luego, alargaron innecesariamente. Y al final, ganó porque revirtió otro Kamigoye en un Blade Runner muy salido de la nada. Fea secuencia final.

Valoración: 4 jumbitos 1/4.

Kota ganó el G1 Climax, pero cayó en este duelo con Jay. Por tanto, el líder del Bullet Club lo retó para que pusiera en juego, su contrato para retar a Naito en Wrestle Kingdom.

Día 5

Jay White vs Kazuchika Okada

A menudo he leído que Okada tuvo un torneo horrible, esperpéntico. Afirmación con la que no estoy nada de acuerdo. En esta primera parada de sus combates notables del torneo, se enfrentó a su bestia negra, un Jay que de hecho, lo venció una vez más. El líder del Bullet Club no subestimó a su rival y casi desde el principio, fue a por la espalda de su rival. Primero en ringside y luego en el cuadrilátero, entre sumisiones y diversas variantes de Suplex.

A lo largo del torneo Okada tuvo un selling muy consistente y en este encuentro lo saca a relucir. Cuando vendiendo la espalda, es incapaz de levantar el peso de White. Pese a todo, su respectivo trabajo al cuello de Jay estaba funcionando y en especial, cuando ya comienza a trabajar en el Money Clip. De ahí, serían muy buenas las llaves y contra-llaves, entre su sumisión y el Blade Runner. Hasta que finalmente, una distracción de Gedo le permitió a White dar un golpe bajo y aplicar el finisher.

Como siempre, jugaron los trucos de Jay, más allá de las intromisiones de Gedo. Un buen momento ahí, es cuando hay un forcejeo con el Money Clip y el neozelandés aprovecha de picarle los ojos a Okada. Sin duda un buen match, aunque creo que con aspectos mejorables.

Valoración: 4 jumbitos.

Día 7

Tomohiro Ishii vs Shingo Takagi

Dos tipos que son maquinas de pegar duro y que a la vez, pueden sacar muchos recursos distintos en sus ofensivas. Daba para esperar una batalla campal y fue precisamente lo que ofrecieron. Gran parte del encuentro, es Ishii haciéndose el fuerte, frente al chaparrón de ataques al cuello que le manda Shingo. El ingobernable estaba aprovechando su mayor velocidad y atacó a un ritmo despiadado, especialmente con sus variantes de Lariats.

Primero con golpes y luego con moves más duros, como sus variantes de Suplex, Ishii logró hacerle frente al recio Shingo. De ahí comenzamos a ver una fase mucho más igualada, en la que el combate termina yéndosele de las manos a Takagi. Influiría el hecho de que Shingo falló el Last of Dragon cada vez que intentó aplicarlo, ya que finalmente no lograba controlar el peso de su rival. Finalmente, el Stone Pitbull se terminó llevando el combate con su Brainbuster.

Valoración: 4 jumbitos.

Día 9

Kazuchika Okada vs Minoru Suzuki

Okada ya había caído ante dos candidatos serios del bloque y por tanto, su opción era acumular tantos puntos como fuera posible. Pero Suzuki no se la puso nada fácil. Aún con todos esos años de sobra y un bookeo de por sí más débil, Minoru sorprendió y tuvo a punto al ace, quien se fue quebrando conforme progresaba el match. Esa tendencia a dominar ya se pudo ver en los primeros minutos, con un muy buen matwork de ambas partes. Y a su vez, iría quedando en claro el enfoque en el limbwork al brazo de Okada.

Hubo un intenso limbwork al brazo de Okada. Hasta que tras unas cuantas sumisiones, pilló a Suzuki con unas Dropkicks y equilibró las cosas. Inicialmente, Okada no vendía mucho, especialmente en esos primeros duelos de puños, aunque vale decir que igual se manifestaba con molestias. El selling más intenso aparecería después, cuando en una tremenda reversal, el líder del Suzuki-Gun sacó un Armbar para revertir el Money Clip.

Tras el gran Armbar de Minoru, Okada tenía muy mal el brazo y cada vez que lo usaba, vendía mucho. Las veces que al ace le han trabajado el brazo, han sido como mínimo complicadas, ya que haces más difícil el uso del Rainmaker y (ahora también) del Money Clip. Una secuencia tremenda, es cuando Okada consigue meter un Rainmaker, pero queda muy mal. Y al intentar hacer el segundo, Suzuki ha recuperado las suficientes energías como para esquivarlo y sacarle la Sleeper Hold.

Al final, el líder de CHAOS le ganó Minoru en su propio juego de buscar una posición para la Gotch Style Piledriver, ya que revirtió el finisher en un Roll-up. Eso podrá generar ruido, ya que no le ganó con un finisher. Pero cabe señalar que tenía el brazo destrozado, entonces tenía mucho sentido que hubiese optado por otra alternativa menos convencional.

Lo que es yo, lo veo como un combate prácticamente magistral. Hubo un par de descoordinaciones (que inevitablemente le bajan, un poco), pero al menos en lo que fue la storytelling, nada sobra y nada falta.

 Valoración: 4 jumbitos y medio.

Tomohiro Ishii vs Taichi

El año pasado ya habían tenido un gran choque, matizado por un Taichi que dejó de lado sus tácticas heels y sorprendentemente le funcionó para vencer a Ishii. Ahora, el lord del Suzuki-Gun volvió a sacar una ofensiva más dura de lo usual, entre sus buenas patadas y los varios ataques al cuello. Pero ahora sí que lo vimos sacando recursos heels: ahogando al miembro de CHAOS con su bastón o un golpe bajo que dio paso a un enorme nearfall.

Como es usual, Ishii aguantó como una roca. Un momento notable, es cuando Taichi va a prepara su clásica Superkick ante un rival en malas condiciones. Pero el Stone Pitbull se incorpora totalmente lucido y desafiante. O también más adelante, cuando comienza a aguantar cada big move cerca de la recta final. Como colofón, Ishii revirtió el Black Mephisto y lo despachó con el Brainbuster.

Valoración: 4 jumbitos 1/4.

Kota Ibushi vs Will Ospreay

Quizás les sorprenda saber que para mí, esto fue una sorpresa. Tenía miedo de que este match tuviese muchas bombas y spots, pero con una historia pobre. Y no, la storytelling terminó siendo bastante buena. Como era de esperarse, lucharon como si fueran juniors a una gran velocidad, pero (por fortuna) sin perder el foco del encuentro.

Lo que te cuentan, es que ambos utilizaron un enfoque highflyer, pero con el matiz de que Ospreay supera y hasta humilla a Ibushi. Es tan rápido que derriba al pobre Kota y se para sobre su espalda. O es cosa de ver el spot del combate, cuando Ibushi le hace una Super Hurracarrana desde la tercera cuerda y Will (volando hasta el otro extremo del ring), cae de pie.

Cerca de la recta final, Kota cambia su estrategia por una ofensiva más dura y acorde a su nivel en artes marciales, lo que le permitió incluso, derribar a Will de una palmada en el pecho. De ahí vendría una intensa fase final, con múltiples intentos de aplicar el Kamigoye. Hasta que finalmente, Ibushi interceptó un Oscutter con un rodillazo y ahí finalmente, lo despachó con su finisher.

Valoración: 4 jumbitos 1/4.

Día 11

Will Ospreay vs Minoru Suzuki

A veces, creo que a Suzuki le cuesta trabajar bien con highflyers. Pero tras ver este combate creo más bien, que depende del rival. Ambos se amoldaron perfectamente, en un combate intenso y que no enflaquece. Minoru es quien llevó la batuta, aplicando un limbwork brutal sobre el brazo de Ospreay, quien por cierto vendió bastante bien. Entre sus varias sumisiones, el brazo siendo presionando contra la barrera o el poste e incluso, dos veces en que revirtió el Springboard Forearm en un Armbar.

Ospreay trató de darle con el palo al gato varias veces, pero nunca lograba hacerle demasiado daño a Suzuki. Y ahí salieron unas cuantas reversals notables, como cuando intenta el Oscutter y Minoru lo espera justo para atraparlo con el Sleeper Hold. Pero de ahí viene el gran fallo del match. No se alcanza a ver que el inglés lo tenga tan dominado, como para meterle el Stormbreaker y ganarle.

Creo que Ospreay debió tener un comeback más intenso, que termine justificando su predominio al final.

Valoración: 4 jumbitos.

Día 13

Kota Ibushi vs Minoru Suzuki

Shooting a full entre un maestro del tema y un Kota que puede aportar mucho en la materia. En ese aspecto, funcionan mucho los intercambios de puños entre ambos, con ninguno de los dos queriendo ceder un centímetro. Los combates con dominio igualado no me apasionan, pero en este caso se perdona. Dos tipos con un striking tan bueno y puesto en la práctica, es un espectáculo de lo más ameno.

Aunque se movieron entre dentro y fuera del ring, ambos se dedicaron a este shooting entre dentro y fuera de la lona. En los minutos finales esto decantó en vertiginosos intentos de aplicarse mutuamente el finisher. Un momento especialmente agradable, es cuando Kota se lanzó con el Running Kick y Suzuki lo reviritió en un Boston Crab. No obstante, finalmente los altos rodillazos de Ibushi y su Kamigoye decisivo, le terminarían dando la victoria en el match.

Valoración: 4 jumbitos.

Kazuchika Okada vs Shingo Takagi

Gran desafío para Okada, ante un Shingo que se lo comió con sus poderosos puños y antebrazos, aún cuando el ace trabajó lo más posible el cuello del Ingobernable. Buena parte de la primera mitad del match, Okada recibió más de lo que pudo dar.

Junto con sus Tombstone Piledrivers, Kazuchika sacó el Money Clip  para equilibrar la situación. No obstante, le costaba hacer que su rival se derrumbase ante la presión y recién por el tercer intento, Shingo comenzó a verse realmente sofocado.  Aunque iba perdiendo terreno, Takagi trató lo más posible de remontar, llegando a aplicar incluso el Last of the Dragon, dando paso a un gran nearfall. O también, cuando demuestra una vez más su buen striking, al darle su propia versión del Rainmaker a Okada.

Nada fue suficiente y el ace terminó cerrando el Money Clip definitivo. En un momento, realmente parece que Shingo va a levantarse e incluso tironea al referee para evitar que termine el combate por desmayo. Pero justo cuando Takagi ha logrado incorporarse, Okada (sin soltar la sumisión) lo tumbó con un Inverted Headlock Backbreacker. Y de ese modo, terminó dejando inconsciente a Shingo en una dramática definición.

Valoración: 4 jumbitos y medio.

Día 15

Kazuchika Okada vs Tomohiro Ishii

A estas alturas el Rainmaker necesitaba ganar como fuera, mientras que Ishii ya estaba eliminado. Pero aún así, era una cuestión de respeto y el calvo llevó a su compañero de CHAOS al límite.

En sus encuentros Ishii suele aguantar como una roca y aparecer con todo en los minutos finales.  Acá en cambio, dañó bastante a Okada en la primera mitad del combate. Con ataques fulminantes como un Super-plex, un German Suplex contra el esquinero o el momento en que destroza el pecho del líder de CHAOS a base a chops. O también da paso a magnificas reversals, como esos cabezazos al torso salidos de la nada.

Okada estaba sufriendo bastante el encuentro. Hasta que llegando a la mitad,  pudo ejecutar su Tombstone Piledriver y ahí es dónde vemos un cambio radical. En este punto, Kazuchika comenzó a usar el Money Clip. Es notable como logra recurrir a ella una y otra vez, a veces interceptando carreras de Ishii. La sumisión y los otros tantos ataques al cuello, hicieron mella en Ishii, a quien el combate se le estaba yendo absolutamente de las manos.

Pese a todo, Ishii logró romper una y otra vez el candado. De hecho, en un momento tenía tan debilitado a Okada que le pudo aguantar un débil Rainmaker. Finalmente y con un último aliento de energia, Okada le conectó el finisher y algunos segundos después, el Money Clip. Finalmente, el Stone Pitbull cayó desmayado. Pese a lo enorme que resultó el match, cabe admitir que sigue siendo superior su aún más tremendo encuentro del G1 Climax 26.

Valoración: 4 jumbitos y medio.

Día 17

Shingo Takagi vs Minoru Suzuki

Combate de la última fecha del bloque A, que se torna absolutamente intrascendente. Ambos luchadores eliminados y lo único que se disputan, es cual de los dos terminará con menos puntos. Quizás eso, es lo que hizo que este match pasase tan “piola”. Con la superior fuerza de Shingo, Suzuki se apuró en llevarlo a ringside y hacerle añicos el brazo derecho, justo el que utiliza Takagi para los Lariats. Así, cada vez que Shingo conseguía hacerle daño, él mismo lo sufría bastante.

Minoru lo tuvo con diversas variantes de Armbar, pero no conseguía ir a lo esencial, a la Gotch Style Piledriver. Shingo terminó haciéndose fuerte en los intercambios, lo que deja grandes momentos, como un cabezazo justo al hombro del líder del Suzuki-Gun. Y finalmente, sería un golpe al cuello lo que dejaría a Suzuki lo suficientemente acabado como para finiquitarlo con el Last of the Dragon. Siento que estuvo muy bueno en general, pero que esa fase final se sintió un poco a la rápida.

Valoración: 4 jumbitos.

Tomohiro Ishii vs Jay White

El aura de big match, de estar viendo algo muy importante, escasea en los combates del G1 Climax. Ese escaso privilegio lo tienen (salvo alguna excepción), las “semifinales” del bloque y la gran final. Otro elemento fuerte es el batacazo y la construcción del mismo, con una victoria de Ishii que nadie a esas alturas podía prever. Todo indicaba que era Jay, hasta que Tomohiro llega y golpea la mesa con su gran puño. Esos factores y otros muchos del match como tal, me hacen considerarlo el mejor del torneo.

Me gustan mucho los inicios con significado, sin relleno. Y este fue toda una declaración de intenciones. Ishii parado en el ring, dándole a entender a Jay que no le seguiría el juego de seguirlo a ringside y plantándole un señor puñetazo. Solamente para caer al instante, en la vieja jugarreta. White le hizo trizas la espalda y el cuello contra la barricada, aunque solamente sería el preámbulo de su principal objetivo: la rodilla del Stone Pitbull.

Buena parte del torneo, Ishii tuvo la rodilla cubierta por un vendaje. Pero por primera vez, esta toma una importancia enorme. Jay se la trabajó cuanto pudo entre golpes y moves como el Dragon Quest, con el fin de realizar el JTO. Es muy notable ahí como a su vez, el miembro de CHAOS vendía el daño casi sin ningún fallo, mostrando dolor cada vez que debía forzar la extremidad. O regalándonos un gran momento cuando se hace el duro con una patada de su rival, e igual después derrumba.

Lo mejor es cuando Ishii termina tomando el toro por las astas y ahora él es quien daña la pierna de Jay, llegando a cerrar un gran Leg Lock. Gedo tampoco arruinó la dinámica del combate, en gran parte porque no consigue definirlo en favor de White. E igual es una bonita postal ver como el Stone Pitbull lo destroza, antes de encargarse de Jay. La tensión de si será Blade Runner o Brainbuster te acelera el corazón, hasta el gran momento de la victoria de la victoria de Ishii.

Valoración: 4 jumbitos 3/4.

Hace poco fue el cumpleaños de Kenny Omega. Quizás es el momento de recordar ese gran G1 Climax que ganó en su momento.

Profesor de Historia, conocido en las redes sociales como Meñique. Bienvenido a un reino en que está prohibido hablar bien de las últimas temporadas de Games of Thrones y dónde la religión oficial es el culto a don Minoru Suzuki.

Comments